El Renault Clio de la generación anterior a mi parecer tenía un problema de imágen (como modelo) y es que la gran mayoría de coches de este modelo que se veían por nuestras carreteras eran coches de empresas de renting que proporcionaban vehículos a comerciales (el típico coche de un comercial), y creo que esa no es la imagen de marca que quería dar Renault.

He tenido la oportunidad de probar el Renault Clio de quinta generación con el motor 1.3 TCe 130 CV con el acabado RS Line durante una semana y debo reconocer que se ha comportado extremadamente bien incluso en largos desplazamientos, demostrando que en esta categoría hay automóviles muy capaces de satisfacer las necesidades de muchos usuarios.

Con leves mejoras se consigue un coche nuevo

Este nuevo restyling (el Renault Clio de quinta generación) está más orientado a gente joven que a otro tipo de público. Renault ha conseguido que con algunas mejoras estéticas y con un interior totalmente renovado parezca que es un vehículo totalmente nuevo.

Y no solo lo parece, es que lo es, el nuevo Clio estrena plataforma junto con una gran cantidad de componentes. Ha evolucionado positivamente en aquellos apartados que anteriormente lo dejaban por detrás de los rivales y aunque no es un coche perfecto, sí es de los mejores del segmento B.

Lo más probable es que a muchos de vosotros, esta nueva generación del Renault Clío os puede parecer algo continuista por fuera, y las cosas como son, no han roto los esquemas como si hicieron en las versiones anteriores.

Pero… no implica que no sea un coche poco atractivo. Al menos, en la unidad de pruebas pasa todo lo contrario, llama la atención allí por donde pasa

Los faros antiniebla también son de led.

El frontal está presidido por unos faros con tecnología Full Led, y las cosas como son, tienen un diseño con mucha personalidad. Estos faros vienen de serie desde el acabado más básico. Un detalle que ha tenido Renault con sus clientes que puede marcar la diferencia con respecto a sus rivales.

Si lo miramos desde un lado, no notaremos diferencias con respecto la generación anterior. Sigue manteniendo las manetas de apertura de las puertas posteriores escondidas para dejar una visión lateral más limpia. Esto unido a las llantas de aleación opcionales, hace que el primer vistazo sea más deportivo.

En la zaga, lo único que ha cambiado y evolucionado son los trazos, que le dan un toque más moderno y la firma lumínica de los pilotos traseros, que también son de led en toda la gama.

Esta es la versión RS-Line, y por ello, aparte de llevar un anagrama, que indica la versión, tiene unos paragolpes con unas formas más agresivas.

La enorme diferencia está en el interior

Las luces del interior son de LED.

El cambio más importante es el interior del nuevo Clio y sin lugar a dudas, es lo que más me ha gustado de este coche. La marca francesa ha decidido dar carpetazo a los plásticos duros, a los bordes cortantes y a algunos ajustes. Esta nueva versión del Clio se sitúa como uno de los compactos con mejor calidad de acabados, cuidando más que nunca los detalles.

Os voy a poner un ejemplo de como ha evolucionado, todos los plásticos de la mitad superior tienen un tacto acolchado muy agradable. En las puertas también se hace uso de material gomoso y solo se utilizan plásticos rígidos en las zonas inferiores, como es lógico, para que no sea muy caro de producir.

Esta es la versión RS Line y nos lo recuerda constantemente con diversos detalles, por ejemplo, la línea roja que cruza de lado a lado el salpicadero, un vinilo que simula fibra de carbono, los pespuntes en rojo en los cinturones, en los asientos, en la palanca de cambios …

Además de un anagrama deportivo en la parte inferior del volante y pedales de aluminio. Todos estos detalles le otorgan al nuevo Renault Clio V un carácter más deportivo.

Tiene suficiente espacio para 4 personas

El apoyabrazos delantero (regulable en longitud) es muy cómodo, y enseguida te invita a apoyar el codo mientras conduces.

Durante el fin de semana pude poner a prueba el espacio de este coche metiendo a mi familia dentro para hacer todo tipo de desplazamientos. Somos 4 personas altas, cuya media es de 1,75 metros de alto, así que imaginaros la situación. 

En un principio yo creía que no íbamos a ir a gusto, pero me llevé una grata sorpresa, cuando nos metimos los 4 en el coche, y ninguno rozaba en ningún lado, ni con las cabezas ni con las rodillas, así que… este interior engaña, si caben 4 personas altas

El conductor es el auténtico protagonista

El sistema multimedia es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, y ahora está optimizado para formato tablet.

En las plazas delanteras hay suficiente espacio para sentirse muy cómodo y sin una sensación de agobio. Algo que en la generación anterior era impensable. El diseño hace que todo esté orientado hacia el conductor. Todos los mandos quedan muy a mano, lo que hace que en cuanto te regules el asiento y el volante, el conductor pase a ser el gran protagonista.

La quinta plaza es para un uso ocasional

Como bien he mencionado antes, no hay problemas para que viajen 4 personas cómodamente. Sin embargo, la cosa se puede complicar en las plazas traseras por dos razones, la primera, la anchura, 3 personas atrás irían algo justas, lo que limita el uso de la tercera plaza a un uso ocasional.

La segunda es la altura libre al techo, a partir de 1,80 metros de alto se complican las cosas, en el sentido de que esa persona tendrá que echar el culo para delante para poder ir sin rozar en el techo. En la parte trasera no hay salidas de aire ni tomas de corriente o USB, una pena la verdad.

El maletero es ahora más grande

En esta nueva generación, el maletero es uno de sus puntos claves. Ahora cuenta con 340 litros de volumen que pueden ampliarse tumbando los asientos traseros. Para que os hagáis una idea, si tumbamos los asientos traseros, cabe una silla de oficina sin desmontar.

En esta zona hay algunos ganchos y dependiendo del acabado se puede contar con el doble fondo regulable. También hay iluminación pero no posee ninguna toma de corriente.

Tiene opciones mecánicas ECO

El nuevo clio tiene opciones diésel, gasolina, GLP y próximamente una versión híbrida-eléctrica. En los diésel tenemos dos motores, 1.5 Blue dCi con 85 y 115 cv respectivamente. En gasolina también hay dos opciones, un 1.0 TCe con 100 y un 1.3 TCe de 130 cv.

Si optamos por la opción GLP, estaría asociado al motor de gasolina de 100 cv y un litro de cilindrada. Sin embargo, el año que viene, se ofrecerá el 1.6 E-Tech híbrido con 130 CV. Sólo se puede escoger el cambio automático en la versión híbrida o en el motor de gasolina 1.3 TCe de 130 CV. 

Un cambio espectacular

Solo se puede manejar en modo Manual mediante las levas del volante, ya que en la propia palanca no hay opción.

La unidad que me han cedido equipaba el cambio automático de doble embrague de 7 relaciones. Es un cambio muy suave, rápido, que no da ningún tirón al reducir. No tiene nada que ver con el resto de vehículos de la marca francesa. Mi enhorabuena a los ingenieros por haber desarrollado este cambio. 

Tiene un motor eficiente y sensacional

En el caso de esta unidad, al ser la RS Line, solo se puede escoger el motor 1.3 de 130 CV con un cambio manual de 5 relaciones o el cambio automático de doble embrague de 7 relaciones. Personalmente me quedo con el automático, ya que apenas hay diferencias en el consumo.

Este coche con este motor es una combinación idónea, le convierte en un torpedete. He podido tener el coche durante una semana, he realizado varios tipos de trayecto (autovía, autopista, nacionales y ciudad) la gran parte del tiempo con 4 personas a bordo, y siempre tiene buena respuesta

Llegó la hora de ponerse al volante

El nuevo Clio cuenta con el sistema Multisense, con el que se puede elegir entre tres modos de conducción: Eco, Sport y MySense (preferencias del conductor). Comencé la semana con el modo Eco, y sí, es fabuloso ver que estás haciendo tramos con consumos por debajo de los 5,5 litros.

Pero… a mediados de la semana, descubrí que este coche con este motor no es para llevarlo en el modo Eco, y como me pedía más marcha, yo se la dí. Decidí probar a ir en el modo Sport unos cuantos trayectos y de repente, como si por arte de magia se tratara, el Clio cobra una nueva vida con una alegría impresionante.

¿Corre? ¡Vamos si corre!

Cuando llega la hora de las curvas, el apoyo y la estabilidad es total. Que hay que adelantar a un camión en pleno puerto durante una subida … No hay que estresarse, bajamos de marchas con las levas y de repente, sale como un cohete gracias a sus 130 CV y a su poco peso. 

En carretera, no vas a tener ningún problema para incorporarte con fuerza a una autovía, gas a fondo, y todo arreglado, y es que hay que tener cuidado con cuanto gas le damos, ya que al principio, te puedes llevar algún susto de toda la fuerza que tiene.

El buen aislamiento del interior consigue elevar la sensación de comodidad en el habitáculo. Es más silencioso que muchos vehículos compactos.

A pesar de tratarse del acabado RS Line, los desarrolladores de Renault han primado sobre todo el confort, y las suspensiones tragan todo lo que hay en el asfalto.

Es más, aunque vayas en modo Sport, lo único que se nota es un poco más de rigidez en la dirección, pero las suspensiones filtran por igual y con el mismo confort; no se endurecen. 

En el que se supone que es su entorno, la ciudad, es un coche ideal, la dirección blanda, las suspensiones orientadas al confort, y unas medidas compactas, hacen que callejear, aparcar y circular por las grandes ciudades sea pan comido.

A tope de tecnología

El nuevo clío tiene mucha más tecnología que la gran mayoría de sus rivales, eso sí, en paquetes extras. Un ejemplo, cuando te acercas al coche con la llave en el bolsillo, se abre, y cuando te alejas, a unos cuantos centímetros, se cierra. Muy útil para los que olvidamos si hemos cerrado el coche :).

También tenemos detector de ángulo muerto, cámara de 360 grados, alerta de cambio involuntario de carril con asistente de centrado en el mismo, control de crucero adaptativo con asistente de atasco, frenada automática en ciudad, aviso de pre-colisión, volante y asientos calefactables y un montón más que hacen de este Clio, un coche increíble y muy competitivo. A tope de extras, no llega a los 20.000 €.

Además, para los más vagos también hay un sistema de aparcamiento automático bastante eficaz. Los sensores de luz y lluvia son otros elementos que presentan un calibrado correcto.

Sistema semiautónomo

El nuevo Renault Clio tiene el sistema Highway & Traffic. Este actúa de forma conjunta con el control de velocidad de crucero adaptativo y el sistema de mantenimiento de carril. Esto permite al Clio rodar a una velocidad estable detrás de un vehículo manteniendo la distancia y si nos encontramos de repente ante una caravana se detiene sin que el conductor haga nada. Esto no es nuevo. Si la parada dura 3 segundos o menos, el Clio por sí solo reinicia la marcha. Si no, es necesario dar un leve pisotón al acelerador.

Además, con el Highway & Traffic Jam activado si se acciona el intermitente, con un leve toque de volante, el Clio por sí solo inicia la maniobra de adelantamiento y acelera hasta la velocidad límite que llevemos puesta en el control de velocidad de crucero. Para volver al carril derecho, la maniobra la tiene que hacer el conductor.

Este sistema mantiene al vehículo en el carril sin que el conductor haga nada durante 45 segundos. El sistema avisa cuando llevamos unos 15 segundos de que se pongan las manos en el volante. A los 30 segundos emite señal visual y pitidos para que se retome la conducción.

Por último, emite señales en rojo y pitidos a modo de despertador antes de dejar de actuar. El sistema no hace que el coche se pare como ocurre con otras marcas y modelos, como es el caso de Tesla o Mercedes-Benz.

Consume lo justo y necesario

En ciudad, el consumo se eleva algo más, hasta los 7 l/100 km. En carretera se puede llegar a ver 5 l/100 km, pero… lo normal es verlo entre 5,6 y 6 l/100 km.

Al final y tras casi 1300 km de recorrido, en todo tipo de vías y con todo tipo de clima (seco, lloviendo a cántaros, nevando …) el consumo mixto se estableció en 5,8 l/100 km y eso, que el modo ECO solo lo llevé media semana, la otra media semana, me la pasé muy bien con el gas ¿No está mal, verdad?

Es un coche ideal para los jóvenes y aunque lo equipes a tope de extras no llegará a los precios de sus rivales. Es una gran alternativa tanto económica como prestacional y sensacional

8
Diseño
8
Motor
8
Comportamiento
9
Interior
8
Equipamiento
8
Consumo

Destacable

  • Cambio EDC
  • Faros LED de serie en toda la gama
  • Relación precio-equipamiento
  • Diseño interior
  • Gran empuje

Mejorable

  • Solo 42 l de depósito
  • Quinta plaza poco útil
CategoryPruebas, Renault
Tags
Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: