La marca de lujo de Nissan, Inifiniti, ha anunciado un plan de reestructuración que implica abandonar el mercado de Europa Occidental a principios de 2020. A partir de ahora, la marca se centrará en sus mercados de mayor crecimiento, América del Norte y China, mientras se implica más en la electrificación de sus productos para 2021.De momento, cesará la producción a mediados de este año del Q30 y QX30 en la planta de Sunderland, Reino Unido, donde se fabrican en exclusiva.Infiniti ha explicado que su plan de reestructuración «no tendrá ningún impacto en las operaciones en curso en Europa del Este, Medio Oriente y Asia, que continúan creciendo», y ha detallado que su plan incluye cesar la producción de motorizaciones diésel.

De momento, cesará la producción a mediados de este año del Q30 y QX30 en la planta de Sunderland, Reino Unido, donde se fabrican en exclusiva.

Infiniti ha explicado que su plan de reestructuración «no tendrá ningún impacto en las operaciones en curso en Europa del Este, Medio Oriente y Asia, que continúan creciendo», y ha detallado que su plan incluye cesar la producción de motorizaciones diésel.

En 2018 ya lo anunció: «Como parte de nuestra hoja de ruta para electrificar nuestra gama, anticipamos que, para 2025, más del 50 % de los nuevos vehículos Infiniti que se venderán en todo el mundo, y en China, serán eléctricos».

A partir de ahora, la marca premium de Nissan se enfocará en su línea SUV en Norteamérica e introducirá  cinco nuevos vehículos en el mercado chino en los próximos cinco años.

El primero en llegar a la marca asiática es el Infiniti QX50, cuya principal novedad es el estreno del propulsor VC-Turbo.

Según ha especificado el fabricante japonés de cara al cliente, las operaciones minoristas permanecerán operativas hasta que se establezca un plan de transición adaptado para los servicios postventa continuos, que incluyen el mantenimiento del vehículo y las reparaciones en garantía.

De cara los empleados, Infiniti ha asegurado que está trabajando para encontrar oportunidades alternativas a cualquier trabajador afectado por la medida.

Así que se hace evidente que Infiniti ve poco rentable luchar contra Audi, BMW y Mercedes-Benz en Europa. Lo cierto es que las ventas de la marca en Europa occidental casi se redujeron a la mitad el año pasado, con 5.800 unidades vendidas.

En España, donde opera desde 2008, no le ha ido del todo mal. Cuenta con 17 centros y durante el mes de febrero comercializó 175 unidades, un 23 % más que en el año anterior.

Otro de los escollos que a los que ha aludido han sido los estrictos objetivos medioambientales y los requisitos a nivel regulatorio del Viejo Continente.

CategoryArtículos, Infiniti
Tags
Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: