Esta claro, que el futuro más inminente, son los coches eléctricos, pero a parte de su elevado precio, la autonomía es el mayor de sus problemas. Para muchas personas que no tienen garage, los 400 km que ofrece un eléctrico se les quedan cortos ya que tienen que ir a cargar a cada rato y los tiempos de carga no son para nada escasos.

Pero… entonces ¿qué alternativas tengo si no quiero un diesel ni un eléctrico?. La alternativa es un PHEV o híbrido enchufable. Si quieres saber por por qué, sigue leyendo está prueba.

La mala publicidad de los coches diesel, y las futuras restricciones a la circulación en las grandes ciudades de todos los vehículos que no cuenten con una etiqueta ECO o CERO EMISIONES ha hecho que las ventas de los híbridos, híbridos enchufables y eléctricos vayan creciendo cada vez más. La tendencia de compra parece que apunta más a los vehículos con etiquetas CERO EMISIONES debido a las grandes ventajas como:

Libre circulación por el centro de las grandes ciudades, aparcamiento gratuito en la calle, bonificación en el impuesto de circulación, posibilidad de circular por el BUS VAO, peajes gratuitos en Cataluña… En definitiva, desaparece de un plumazo cualquier temor a no poder utilizar el coche y, además, contamos con ventajas económicas y de uso adicionales.

En esta ocasión la marca nos ha cedido durante una semana el Mitsubishi Outlander PHEV en la versión Kaiteki (la tope de gama). El precio de esta unidad con descuentos e IVA del 21% son 39.120 €.

Diseño: Renovado y ahora con faros led

Esta nueva generación del Mitsubishi Outlander PHEV tiene una serie de novedades a nivel de diseño que le dan un aire joven y renovado. Vamos a empezar por la parte delantera, cuenta con una nueva parrilla, unas ópticas LED, faros antiniebla LED y una parte inferior del paragolpes rediseñada.

Sobre las Luces led he decir dos cosas: la primera, proyecta un haz de luz francamente espectacular, que hace que la noche se convierta en día; la segunda, no son faros adaptativos, cosa que me ha decepcionado un poco. Me explico, he probado un montón de coches con faros led, y muchos de ellos adaptativos, pero en esta ocasión no se encienden ni el antiniebla correspondiente al giro del volante. Aunque la visibilidad sigue siendo muy buena.

También su asistente de luz de carretera se ha mostrado eficaz a la hora de pasar de largas a cruce para no deslumbrar al tráfico contrario. Este asistente, es muy eficaz, en cuanto detecta el más mínimo destello, pasa a las luces de cruce. (Punto a favor).

El Mitsubishi Outlander PHEV mide 4,6 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,7 metros de alto. esto permite que el acceso al interior del coche sea bastante más facil. La altura es ideal para que entrar y salir de él resulte cómodo, pero el faldón delantero está más pegado al suelo de lo que parece y deberemos tener cuidado al aparcar en batería y si salimos del asfalto, porque queda muy expuesto a golpes. Pero… ya os digo, que quien se compre este coche, lo que es sacarlo fuera del asfalto, me da a mí que no.

En la parte trasera, se han modificado la moldura inferior del parachoques y el spoiler del techo, que es completamente nuevo. Los luces de posición y freno son de led, mientras que el resto de luces, incluido los antinieblas son halógenos.

El maletero cuenta con apertura eléctrica, pero me parece curioso como si no te das cuenta de que es de apertura eléctrica, puedes levantarlo sin ninguna fuerza que se oponga. Me explico, un amigo mío fué a guardar el cargador del coche (del que hablaremos más a fondo), en el maletero, pero el no sabía que el maletero era de apertura eléctrica, entonces presioón el botón y lo levantó, sin ninguna fuerza opuesta que se opusiera al movimiento, lo que es de agradecer. Es decir, se puede abrir y cerrar de forma totalmente eléctrica, o abrirlo y cerrarlo como si de un portón con apertura manual se tratara.

Interior: Cómodo y espacioso

Cuando me senté por primera vez en este coche, me pareció enorme, como si de un Nissan X-Trail se tratara, y es que en tamaño son muy similares. El Mitsubishi gana al Nissan por la calidad de materiales, y es que la inclusión de nuevas molduras y materiales de revestimiento y, sobre todo, la renovada tapicería de piel de diseño ajedrezado hacen que se haya logrado que el habitáculo desprenda una mayor sensación de calidad.

En la parte superiór del salpicadero, todo tiene un tacto blando, al igual que en las puertas. El diseño del salpicadero es elegante y está bastante bien rematado.

Estos asientos han sido renovados y cuentan con un mayor apoyo lumbar, resultan muy cómodos y consiguen reducir la fatiga en trayectos largos. El espacio en las plazas delanteras es bastante amplio, no tocas ni con las rodillas en los laterales ni hay problema a la hora de estirar las piernas, lo que facilita que una persona bastante alta pueda ir en el coche «la mar de cómodo».

Hay una cosa que me ha llamado la atención y es que el asiento del conductor cuenta con regulación eléctrica, sin embargo, no cuenta con memoria. Y el asiento del acompañante es de regulación manual mediante palancas, cosa que en un coche de 39.100 € me parece una «tacañería». Aunque al igual que el volante, los asientos delanteros también tienen calefacción.

El puesto de conducción es más elevado que en la gran mayoria de SUVS y eso es de agradecer ya que la visión de la carretera es perfecta, y como punto positivo, no molesta para nada el espejo interior. Esta sensación de ir más alto, combinada con el grosor del volante multifunción forrado en piel (para mi gusto el grosor perfecto) hace que disfrute aún más de la experiencia de conducir sin ruido en el bloque del motor.

Como podeís observar en la fotografía de arriba, hay dos botones situados tras la palanca del intermitente, que están fuera del alcance visual del conductor lo que dificulta que podamos manipularlos correctamente en movimiento. Pero lo que más me molestó de esta botonera, es que estuviera ahí el botón para cambiar la información de la pantalla central del tacómetro.

El cuadro de instrumentos es de los mejores que he visto en vehículos híbridos, en la zona de la izquierda tenemos el modo eco, que significa que nos movemos con el motor eléctrico, la zona de charge, que indica la cantidad de energía que regeneramos, y la zona azul de un cuenta vueltas tradicional. Muchos os preguntareís ¿por qué hay 10 mil revoluciones? muy facil, porque no caja de cambios. Simplemente la directa y para delante.

Pero… si no tiene caja de cambios ¿Qué hace esa función? Muy facil, los motores eléctricos son los que actuan como caja de cambios, es decir, si queremos ir para atrás, es el motor eléctrico el que gira en sentido contrario, para permitir el avance hacia atrás. Por lo que a 120 km/h usando el control de crucero y solo el motor de gasolina, se va a un poco más de 5.000 vueltas.

Lo que aparece debajo de la P, es la cantidad de energía que se recarga. Y a la derecha un velocímetro convencional.

Debajo de la parte central del salpicadero nos encontramos con una toma de mechero, el botón para habilitar la apertura eléctrica del maletero, un práctico hueco donde dejar la llave del coche, una toma usb convencional para conectar el movil mediante Apple CarPlay o Android Auto, el botón para la calefacción del volante, el botón para activar los sensores de ángulo muerto, y por último el botón para habilitar las dos tomas shucko (enchufe convencional) de 1200 W de potencia.

En frente del pasajero, nos encontramos con dos tomas de aire, apuntandole directamente, y es que el Mitsubishi Outlander, tiene un climatizador de 4 zonas, las dos de la izquierda para el conductor, las de la derecha para el copiloto y detrás dos tomas más, una para cada lado.

El espacio entre filas es espectacular, hay espacio más que suficiente para una persona de más de 2 metros de altura. Aunque eso sí, hay que ponerle varias pegas, que no hacen para nada que el coche sea más incómodo. La primera de ellas el que la banqueta es algo corta de longitud, por lo que para una persona grande significa casi la mitad de la pierna fuera del asiento. Y la segunda, no es una banqueta corredera, debido a que debajo se encuentra la batería.

El mullido es más que confortable lo que permite que las personas que viajen en los asientos traseros lo hagan con comodidad. ¿Y la plaza central? el mullido del respaldo es un poco más duro debido a la ubicación de un reposabrazos, pero aún así viajar 3 personas en las plazas traseras no resulta para nada incómodo, el espacio lateral es el idóneo por lo que se puede realizar un viaje con 5 personas y cargado de equipaje.

Una de las novedades importantes en el interior del Mitsubishi Outlander PHEV es la inclusión de dos salidas de aire para las plazas traseras, algo que se echaba de menos en el modelo precedente dado el tamaño del habitáculo. Además, se ha añadido una toma de 1.500 W en la que se pueden conectar enchufes convecionales, que viene genial por si alguién quiere cargar por ejemplo un portátil.

El Mitsubishi Outlander PHEV pierde 50 litros de maletero con respecto a su versión en gasolina o diesel. La capacidad del maletero con los 5 asientos es de 498 litros y con los asientos traseros abatidos pasa a tener 1.602 litros de capacidad. Además disponemos en el lateral derecho, de otra toma de 1.500 W de potencia.

En la versíon híbrida enchufable, no existe la posibilidad de montar una tercera fila de asientos (en total 7 plazas), porque en su lugar va alojada la batería. Como anotación, tampoco se le puede añadir techo solar. Estas dos opciones están disponibles únicamente en las versiones con motores de combustión.

Motor: Potente y eficiente

Las principales novedades del Mitsubishi Outlander PHEV 2019 se centran en el apartado mecánico, ya que cuenta con un motor de gasolina, un generador, una batería y un motor eléctrico trasero más potentes.

El sistema de propulsión se compone de una mecánica de gasolina y dos motores eléctricos, uno por cada eje. El nuevo motor de gasolina de 2,4 litros de cilindrada y 135 CV sustituye al anterior bloque de 2 litros y 121 CV, mientras que el motor eléctrico trasero pasa de 82 a 95 CV. El motor eléctrico delantero mantiene su potencia de 82 CV.

La potencia total combinada del Mitsubishi Outlander PHEV 2019 asciende a 230 CV (27 CV más que en el modelo precedente). Además, la capacidad de la batería aumenta de 12 a 13,8 kWh, lo que le otorga una autonomía homologada en ciclo WLTP de 45 km en carretera y de 55 km en ciudad.

Con estos cambios, las prestaciones del Mitsubishi Outlancer PHEV 2019 han mejorado, ya que rebaja su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h a 10,5 segundos y reduce el tiempo de las recuperaciones. Además, ahora es posible circular en modo 100% eléctrico hasta los 135 km/h (antes estaba limitado a 120 km/h).

Comportamiento: Muchas formas de conducir

Aquí voy a hacer un inciso «extenso», así que poneros cómodos. Empezamos…. Conducir un híbrido/híbrido enchufable, no es igual que un gasolina o un diesel, no se puede circular con el acelerador constantemente pisado. Hay que aprender a usar las inercias para que el motor eléctrico entre en acción y no gastemos nada de combustible.

Se aprende muy rápido a conducir este tipo de vehículos, y si se sabe gestionar bien la potencia, es facil sacarle de autonomía unos 55-60 km en ciudad y unos 50 km en autopista.

Justo al lado izquierdo de la palanca, encontramos un botón con las palabras SAVE y CHARGE. ¿Te explico para que vale? Si nos quedamos en la opción SAVE lo que hacemos es encender el motor de gasolina, y de esta manera mantenemos la carga actual de la batería. Esto puede servir para cuando vas a entrar en una ciudad, 10 km antes mantener la energía para poder circular después por la ciudad en modo 100% eléctrico.

¿Y en la opción charge? Se enciende el motor de gasolina junto con el generador, y lo que hace es que en movimiento va cargando la batería. Vamos a poner el mismo ejemplo, que el de arriba, vas por autopista con poca batería y te acercas a la ciudad, pues lo que haces es poner el modo charge para cargar la batería y poder circular en 100% eléctrico por la ciudad, que es donde un motor de combustión más gastaría.

Los cambios no acaban aquí, ya que Mitsubishi ha añadido dos nuevos modos de conducción. Al normal, el Eco y el eléctrico ya existentes, se suman ahora el modo Snow y el modo Sport. Con el primero, obtenemos una entrega de potencia más suave para superar superficies resbaladizas y, con el segundo, el coche se vuelve más reactivo a las demandas del pie derecho.

Por otro lado, está el modo «serie», en el que el motor de gasolina se activa, pero lo hace para enviar potencia a la batería cuando le exigimos en aceleraciones espontaneas o para subir pendientes. Lo más llamativo es que el sistema automático de gestión de energía intenta circular siempre que sea posible en modo eléctrico, recuperando unos kilómetros de autonomía para poder funcionar.

El último sistema de funcionamiento es el que ellos llaman «paralelo», en el cual el motor de gasolina funciona para mover las ruedas del eje delantero, ayudado por el motor eléctrico situado en este mismo eje, mientras el motor eléctrico del eje posterior mueve las ruedas traseras.

Además, la firma Mitsubishi ha trabajado para mejorar la insonorización del habitáculo, algo que sin duda han conseguido, ya que el silencio de marcha en el habitáculo del Outlander es muy bueno, incluso cuando aceleramos a fondo.

En carretera, sigue destacando la suavidad de marcha, la calidad de rodadura y el silencio con el que se mueve, tanto si está funcionando evidentemente en eléctrico como si se activa el motor de combustión, el cual dependiendo de las circunstancias llega a ser casi imperceptible.

Detrás del volante, encontramos dos levas, pero no son de cambio. Sirven para elegir el grado de retención que queremos ofrezca el coche automáticamente cuando levantamos el pie del acelerador, y pueden graduarse en cinco niveles distintos. Dependiendo de los flujos de tráfico, podremos elegir o que el coche retenga más o que tengamos que utilizar el freno para tratar de regenerar energía mientras detenemos el coche.

El B0 sirve para funcionar en modo vela, es decir, sin retención alguna, ideal para circular en autopista. Y el B5 es ideal para frenar en ciudad, ya que prácticamente solo pisas el freno a menos de 10 km/h.

Equipamiento: Dos acabados

Con el anterior restyling, Mitsubishi redujo la oferta del Outlander híbrido enchufable a un solo acabado. Con el nuevo modelo, sin embargo, se añade un nuevo acabado, denominado Motion, al ya existente tope de gama Kaiketi. Me parece todo un acierto por parte de la marca, ya que, de esta manera, han conseguido rebajar el precio de partida del modelo y hacerlo accesible a un público más amplio.

Una de las principales virtudes del Mitsubishi Outlander PHEV 2019, al igual que ocurría con los anteriores, es que el equipamiento de serie es muy generoso. Desde el modelo de acceso a la gama, que tiene un precio de 33.295 euros, contamos elementos como climatizador bizona, cámara de visión trasera, alerta de tráfico cruzado posterior, control de crucero, avisador de ángulo muerto, llantas de aleación de 18 pulgadas, acceso y arranque sin llave, sensor de lluvia y luces, retrovisores plegable automáticamente sistema multimedia con pantalla de siete pulgadas, Bluetooth, Android Auto y Apple CarPlay… En fin, nada de lo imprescindible se echa en falta.

Por el tope de gama habrá que desembolsar 38.120 euros, añade a lo anterior, entre otras cosas, tapicería de piel, asiento del conductor con ajustes eléctricos, asientos delanteros y volante calefactable, faros led, portón del maletero de apertura y cierre eléctrico y cámara de visión perimétrica.

La única pega en este aparatado es que el equipamiento es muy cerrado. Si queremos, por ejemplo, los faros led, tendremos que elegir el acabado Kaiketi, no podemos añadirlo como equipamiento extra al acabado Motion.

Aunque una cosa os digo, sin lugar a duda, sea el acabado que sea se acaba amortizando en combustible.

Consumo: Con etiequeta cero emisiones y un consumo bajo

Con una autonomía eléctrica de 50 kilómetros (que como he explicado antes, varía en función del tipo de trayecto), el Mitsubishi Outlander PHEV es el aliado perfecto para una gran mayoría de los ciudadanos, sobre todo los que viven en la periferia), que por lo general no superan ese kilometraje en sus desplazamientos diarios. El único problema son los viajes largos, ya que en ese tipo de trayectos las ventajas del híbrido enchufable desaparecen y lo que tenemos es que jugar con las inercias del coche para intentar no abusar mucho del motor de gasolina.

En cuanto al tiempo de carga, la batería del Mitsubishi Outlander está lista en algo menos de seis horas, si la enchufamos a una toma convencional. Si la conectamos un ‘wallbox’, tendríamos un 80% de la batería cargada en tan solo 25 minutos. Pero un apunte, con la compra del vehículo, únicamente se incluye el cable de carga lenta (shucko). El cable de carga rápida que en vez de shucko es menekes cuesta 300 € IVA incluido.

Pero… ¿Y los consumos?

Durante esta semana he estado utilizando este Mitsubishi Outlander PHEV como mi vehículo particular, y os tengo que decir, que yo no tengo un lugar donde poder cargarlo por las noches pero si lo tengo en mi trabajo. Me explico, yo voy a la localidad madrileña de Alcalá de Henares todos los días, y allí cargo el coche durante aproximadamente 6 horas, lo que me da para circular por autopista a 120 km/h y volver a mi casa (47 km) en modo 100% eléctrico.

Esto me permitió que cada día en vez de contar 100 km de ir y volver, solo contaba con los 50 km de ida. Es decir, con un consumo de 6,7 litros cada 100 km, y un depósito de 45 litros, en autopista da para recorer con un buen pedal 670 km de autonomía. Pero como yo solo utilizaba el motor de gasolina para ír, el consumo era de 3,35 l/100 km, lo que transformado en autonomía son 1.300 km aproximadamente.

Pero… ¿que pasa si no tengo un lugar donde cargarlo? El coche funciona en modo híbrido, es decir, con un par de rallas de la batería, el coche aprovecha en autopísta las inercias para apagar el motor de gasolina y circular con el motor eléctrico. He dicho antes, que los 6,7 l/100 km eran en autopista, pero esto tiene truco, ya que he conducido muchos híbridos enchufables y ya tengo práctica :), lo que me permitió aprovechar al máximo las inercias del coche, pero… al principio, que usaras el control de crucero adaptativo, el consumo se disparará hasta los 8,5 – 9 l/100 km, pero ya os aseguro que esos 6,7 l/100 km son totalmente reales.

No os olvideis de que estos coches están concebidos para ciudad, al igual que en carretera, si no tienes un lugar donde poderlo cargar, no te preocupes en absoluto, hice la prueba de circular desde las 9 am hasta las 12 am con la batería agotada por pleno Madrid, con los atascos que ello conlleva, y solo os puedo garantizar que el consumo fué de 2,6 l/100 km porque se enciendió el motor de gasolina un par de veces. Esas veces fueron cuando las dos rallas de la batería se agotaron y lo que hizo el motor de gasolina, fué reponerlas. Esto permitió que durante el «para y arranca» típico de las urbes, que es donde más gasta un motor de combustión, circularamos en modo eléctrico sin contaminar nada.

Para concluir, un híbrido enchufable es un coche concebido para ciudad, para tener un garaje y cargarlo en casa y también en el trabajo si es posible, y así no se enciende el motor gasolina en ningún momento, con lo que el consumo será de 0 l/100 km. Y para aquellas personas que no puedan cargar en ningún lado, siempre pueden ganar kilómetros gratis cuando van a hacer la compra :), pero sobre todo podrán utilizarlo como un híbrido convencional. Pero lo que más mola de este tipo de coches, es poder circular por la ciudad, sin contaminar nada en absoluto.

Este coche sin lugar a duda, es la alternativa perfecta para todos aquellos que aún no pueden/quieren dar el paso a lo eléctrico. Sin duda el coche que yo me compraría, tanto por funcionalidad, como por diseño, como por ahorro de combustible.

8
Diseño
8
Motor
8
Comportamiento
8
Interior
8
Equipamiento
9
Consumo

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Consumo muy bajo en ciudad (por no decir casi nulo)
  • Confort de viaje

Mejorable

  • Atraso tecnológico en ayudas a la conducción.
CategoryMitsubishi, Pruebas
Tags
  1. 16/03/2019

    Sigo sin ver el tema de los híbrido enchufables, 40000€ por como máximo 50 km, no lo veo, todavía falta mucho pero mucho tiempo para que estos coches sean accesibles a las mayor parte de la población

  2. 16/03/2019

    Buen artículo Luis, sin duda alguna los coches con motor de gasolina y diesel serán historia en unas pocas décadas y como bien dices el futuro pasa por los nuevos vehículos eléctricos, los híbridos son un buen paso intermedio para aquellos que aún no se deciden a dar el salto y prefieren un paso intermedio, sin duda alguna son unos buenos vehículos modernos con buen equipamiento (aunque con algunas carencias que los fabricantes seguramente resolverán en poco tiempo), y que además suponen unas ventajas de ahorro importantes tanto en lo energético como en lo económico, totalmente recomendables y aptos para aquellos que vivimos en grandes ciudades.

  3. 16/03/2019

    Un vehiculo hibrido muy interesante gracias a su consumo pero desafortunadamente su diseño exterior no me llama mucho la atencion, aun asi, sigue siendo un buen vehiculo gracias a muchos otros factores. Muy interesante esta publicacion.

  4. 16/03/2019

    Desde mi punto de vista el mejor híbrido del mercado. Fácil de manejar y espacioso. Para su manejo en grandes distancias pero muy grande para ciudad.

Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: