El mes pasado, probé la versión de acceso del utilitario de la marca del rayo, el Opel Corsa 2020 Edition, con el motor 1.5 litros dCi de 100 CV y os comenté, que era una combinación ideal, en relación al precio, al equipamiento y sobre todo al rendimiento.

Esta semana he tenido la ocasión de probar su versión tope de gama, Elegance, que equipa muchos de los extras que os comenté hace un mes en la otra prueba. Esta unidad equipa el motor de gasolina 1.2 turbo de 100 CV con la caja de cambios automática EAT8 de 8 relaciones. Si quereís conocer todos los detalles del coche, pulsa aquí.

En este artículo me voy a centrar en conocer a fondo esas diferencias que hay entre la versión básica y la tope de gama, para ver si merece la pena, ese desembolso de dinero.

¿Es el mismo coche?

Es increible lo que unos simples cambios estéticos pueden hacer cambiar la sensación que una persona tiene sobre un coche. Los faros en esta unidad son los opcionales Matriciales LED Intellilux (son las luces direccionales, el sistema apaga y enciende los led en función del tráfico para permitirnos tener la mayor visibilidad posible). Un extra (600 €) que sin lugar a dudas pagaría, incluso con los ojos cerrados.

Las leves mejoras estéticas que tiene esta unidad con respecto a la que probé hace un mes, el techo en color negro, las llantas de aleación de 17 pulgadas «Diamond Cut», la calandra con detalles plateados y el color Naranja Cuántico, hacen que parezca un coche más deportivo y más «molón» que el color blanco de la otra unidad, que era más común y por ende algo «soso» 😂. Personalmente esta configuración de color me encanta, si me lo comprara, lo haría en este color y con el techo en negro.

Por dentro apenas cambia

En la versión con cambio automático, al no haber un embrague físico, ya no hay problema de espacio en la zona de los pedales.

Para seguir manteniendo la relación precio – calidad, Opel ha decidido no variar mucho el interior con respecto a la versión básica. Únicamente ha cambiado el plástico del salpicadoro, que ha pasado de ser blanco a tener un color metalizado y los asientos, que en este acabado, de serie son de cuero y calefactados.

En este acabado Elegance, la pantalla multimedia es de 7 pulgadas de serie, sin embargo, esta unidad equipa el equipo Multimedia Navi Pro con pantalla tactil 10″. Sinceramente, me quedo con la de 7 pulgadas. Personalmente yo no pagaría 1.500 € del paquete Premium (que incluye este sistema multimedia), el climatizador de una sola zona automático, además del cargador inalámbrico o los 1.200 € que vale sólo.

Sobre todo cuándo está disponible sólo el climatizador automático de una sola zona automático por 250 €. La única diferencia entre el sistema de 10″ y el de 7″, son los bordes negros a ambos laterales en los que solo se muestra la información del climatizador, la hora y la temperatura exterior. En la realidad, sólamente se utilizan 7 de las 10 pulgadas.

Tiene una doble personalidad

Este motor me ha dado mucho que pensar durante esta semana. Por un lado, a igualdad de potencia con el diésel (100 CV), este es bastánte más enérgico a altas vueltas. Empuja como si le fuera la vida en ello. Pero por otro lado ¿No se supone que este motor debería estar pensado para la ciudad?

Se supone, pero… el consumo de este motor en ciudad es algo «elevado» (rondando por norma general unos 7 litros/100 km), incluso en el modo Eco. Esto se debe principalmente a que monta una caja automática, y esto casi siempre, aumenta su consumo en un litro, en referencia con el mismo motor en cambio manual.

EAT8

Si presionamos la M, pasa a modo manual, por el cual, podremos elegir la marcha con la que queremos circular mediante las levas situadas detrás del volante.

Para mí, esta caja de cambios esta bien, pero eso sí, en función del modo de conducción que elijas. Me voy a explicar. Tiene 3 modos de conducción (Eco, Normal y Sport). En ciudad es recomendable usar el Eco, porque capa bastante el acelerador, para de esta manera bajar el consumo. Os recomiendo el modo Normal, es el más equilibrado.

Sin embargo, en el modo Eco, es más que probable que nos de algún que otro tirón entre el cambio de marcha de primera a segunda si aceleramos algo más fuerte de lo debido.

En el resto de situaciones, ofrece un confort extraordinario. En carretera, el cambio responde bastánte bien. Basta con pegar un pisotón para que el cambio baje 2-3 marchas, subir de vueltas, y coger empuje para, por ejemplo, para adelantar.

En autovía, nada que añadir, simplemente, los cambios entre marchas son imperceptibles y su consumo, raramente se va a los 6,5 l/100 km. A velocidades legales, el consumo mixto a la hora de devolver el coche, tras 700 km, fué de 6,4 l/100 km. A mi opinión, no está mal, para un coche de estas características.

Cuando le exiges al chasis, no te defrauda. La mezcla de sensaciones está muy lograda. La dirección precisa hace que el coche vaya por donde le digas, y si a eso le sumas un tarado de suspensión firme, la mezcla de sensaciones que se crea es increíble. Es una mezcla entre agilidad y agarre que hace que cada vez que te metas en una carretera revirada quieras darle más y más caña.

Lleno de tecnología

Uno de los reclamos a día de hoy es el equipamiento de serie en lo referente a la seguridad. Para que te hagas una idea, desde el acabado más básico tenemos: alerta de mantenimiento de carril con asistencia a la dirección, frenada de emergencia automática con detector de peatones (opera sólo por cámara y en buenas condiciones lumínicas), alerta de colisión frontal, reconocimiento de señales de velocidad, control de crucero con limitador de velocidad y alerta de fatiga entre otros.

Pero si queremos acompañar estos sistemas con otros más avanzados, deberemos optar por añadir el Pack Safety: por 200 euros más dispondremos de frenada de emergencia con detector de peatones y ciclistas que sí opera a baja luminosidad (funciona con radar) o control de crucero adaptativo, que añade en la función Stop & Go en las versiones de cambio automático y que lo permiten circular autónomamente en atascos.

Por otro lado, y a partir de mayo de este año, también se ofrecerá el Pack Park & Go (950 euros), con alerta de ángulo muerto, cámara de visión trasera panorámica de 180º o asistente de aparcamiento autónomo, este último exclusivo del Opel Corsa-e.

En definitva…

Este coche, tal y como está configurado, cuesta 24.000 € sin descuentos, 8.000 € más que su versión básica con el motor diésel que probé el mes pasado. Si estuviera pensando en comprar exclusivamente este modelo, y pudiera desembolsar esa diferencia, me compraba el tope de gama.

No solamente por tener el dinero para poderlo pagar, que es una parte importante, si no también porque la suavidad de este motor, de la caja de cambios automátcia, su dinamismo, su potencia a altas revoluciones, su diseño deportivo y su equipamiento, hacen que merezca la pena gastar esa diferencia de precio. Seguramente que con descuentos, esa diferencia de precio, se reduzca prácticamente hasta la mitad.

8
Diseño
8
Motor
8
Comportamiento
8
Interior
8
Equipamiento
8
Consumo

Destacable

  • Diseño deportivo desde la versión básica
  • Buena calidad de interiores
  • Buen comportamiento dinámico
  • Precio competitivo

Mejorable

  • El respaldo de la banqueta trasera está muy recto
  • Enorme túnel de transmisión
CategoryOpel, Pruebas
Tags
Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: