Inumerables han sido las ocasiones en las que familiares, amigos, conocidos y no tan conocidos me han dicho ‘No se que coche comprarme’. Por norma general las dudas sobre este tema se deben a la normativa anticontaminación, que por el bien de nuestra salud, poco a poco irán prohibiendo los motores de combustión interna.

A día de hoy existen muchos métodos de propulsión para un vehículo: diésel, gasolina, híbrido, híbrido enchufable, eléctrico, hidrógeno, gnc, glp, … Esta semana decidí responder a una pregunta que me haceis muy amenudo: ‘Estoy a punto de comprarme un coche, quiero que sea híbrido eléctrico y estoy dudando entre el RAV4 o el Mitsubishi Outlander PHEV’

A igualdad de condiciones

Si tenemos en cuenta que el Mitsubishi Outlander PHEV es 4×4 de serie, a la hora de configurar el RAV4, hemos de escoger la versión 4×4. Para hacer esta comparativa contamos con el Toyota RAV4 Hybrid 220H Luxury 4×4 y con el Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki+ 4×4.

El Toyota cuenta con una potencia combinada de 222 CV y el Mitsubishi cuenta con 224 CV, solo dos más que su rival. Si quieres ver más en detalle el Mitsubishi Outlander PHEV, pulsa aquí. Para que podaís ver el Toyota RAV4 a fondo, todavía quedan dos meses.

En precio andan muy igualados, unos 41.000 € aproximadamente, mil euros arriba, mil abajo, dependiendo del concesionario. Pero… hay un punto clave que va a ser el mayor peso a la hora de decidir la compra de uno u otro en función de su consumo, el garaje.

¿Tienes garaje?

Mucha gente, sobre todo la que vive en las grandes ciudades, no tiene plaza de garaje, y eso va a ser un inconveniente, debido a que tener un híbrido enchufable sin un sitio fijo donde poderlo cargar, es una tontería. (Más adelante os explico el porqué)

Sin embargo, si eres de los afortunados con una plaza de garaje, da igual que sea colectivo, de alquiler o individual, puedes instalar un punto de recarga, que te permita que cuando llegues a casa después de una larga jornada de trabajo, puedas poner a cargar tu coche al igual que lo haces con el móvil.

Híbrido o híbrido enchufable: ¿Cuál gasta menos si no tienes garaje?

Alguno puede pensar: ‘Si cuestan lo mismo, me quedo con el Mitsubishi Outlander PHEV por aquello de la etiqueta CERO emisiones, aparcar gratis en la zona azul y zona verde, y ya lo cargaré cuando pueda, en centros comerciales, etc.’.

Así que siguiendo ese razonamiento, decidimos coger los dos coches y realizar una prueba de consumo. Para ello, descargamos la batería del Outlander hasta que funcionara en modo híbrido, es decir, al 22%. De esa manera, simularíamos un Híbrido enchufable que solo se recarga en centros comerciales y por inercias y que además duerme en la calle, para simular una situación lo más real posible.

Este fue nuestro recorrido:

Decidimos establecer como punto de salida y de llegada Marqués de Vadillo, y establecimos 3 puntos para cambiar de conductor: El primero en La Vaguada, el segundo en Méndez Álvaro y el tercero en Plaza Castilla. De esta manera la forma de conducir de los dos conductores no influiría en el consumo. 

La principal diferencia entre estos dos coches funcionando en modo híbrido es que el Outlander PHEV arranca en eléctrico siempre, mientras que el RAV4 arranca en eléctrico sólo cuando la temperatura de la batería es óptima. El 90 % de las veces lo hace en gasolina, y tras unos minutos, cuando ya hay una temperatura óptima, pasa al eléctrico.

Durante todo el recorrido fuimos sin mirar consumos, acelerando y circulando a la par que el resto de vehículos, y siempre al límite de la vía, para poder igualar resultados.

En la salida de semáforos, como no acelerábamos precisamente despacio, pudimos observar una cosa. El Outlander acelera en modo eléctrico hasta los 40 km/h y a partir de ahí entra el motor de gasolina, sin embargo, en el RAV4, si aceleras normal, arranca el gasolina y es cuando ya has relajado el pie derecho cuando entra el eléctrico.

Vamos al grueso del asunto, en carretera y con ambos coches en modo híbrido, el RAV4 consume bastante menos que el Outlander, aproximadamente unos 2 litros de diferencia a favor del Toyota.

Esta diferencia se debe principalmente a que como el Mitsubishi no tenía las baterías cargadas, y por tanto, los primeros 50 km (teóricos) no se pudieron realizar en eléctrico, y es por esta misma razón por la que el motor de gasolina tenía que cargar con el peso muerto de la batería del Outlander. (6,5 l/100 km el Toyota vs 8,5 l/100 km el Mitsubishi)

Sin embargo en ciudad la cosa cambia, ambos coches encienden el motor de gasolina en las mismas situaciones (pendientes prolongadas, batería descargada, aceleraciones bruscas, …) y callejear se les da prácticamente igual de bien, teniendo una leve ventaja el Toyota por ser más corto.

A priori, el toyota va perdiendo, pero… verás que sorpresa

Hasta ahora, el RAV4 parecía peor, encendía más el motor de gasolina que el Outlander, pero cuando lo hacía, no tenía que lastrar el peso muerto de una batería, y a mi parecer el motor de gasolina del RAV4 está algo más afinado que el del Outlander.

Tras finalizar el recorrido, el RAV4 me dejó con una sonrisa en la boca, había gastado 1,5 litros menos de media que el Outlander. (4,5 l/100 km el RAV4 y 6 l/100 km el Outlander). Mi enhorabuena a los ingenieros de Toyota, han conseguido un coche eficiente y dinámicamente impresionante.

Apenas tiene balanceos de carrocería, no como en el Outlander, que cuando le exiges en una carretera revirada, la parte de atrás parece un barco en pleno oleaje. Espero que en la nueva generación del Outlander arreglen eso.

Y si tengo garaje, ¿Qué me interesa más?

En ese caso te cuento, al tener una plaza de garaje, ya sea comunitaria o individual, la ley te permite poner un cargador con un simple aviso por escrito a la comunidad de vecinos (en el caso de una plaza en un parking comunitario) o en el caso de un individual, basta un enchufe para poderlo poner a cargar.

Teniendo la plaza de garaje y un cargador a tu entera disposición hay que tener en cuenta que los primeros 50 km (teóricos) 35-40 km (reales) te los haces en eléctrico, por lo que el consumo medio en ciudad podría ser entre 3 y 3,5 l/100 km los primeros 100 km, y después a 6 l/100 km.

Sin embargo, si eres una persona que usa el coche para viajar, vete olvidándote del Outlander, porque sí, los primeros 100 km son 3,5 l/100 km de media pero pasados los 100 km, el consumo se dispara hasta los 8 l/100 km de media, y dudo que estés parando cada 50 km a rellenar la batería.

Conclusión

Antes he mencionado que tener un híbrido enchufable sin tener un lugar donde puedas cargarlo sí o sí (una plaza de garaje) es una tontería y esto se debe a que si tienes que disponer de puntos de recarga públicos (que muchas veces están ocupados e incluso estropeados) no cargas al final nunca el coche.

Si no tienes garaje, la mejor opción es el RAV4. En carretera consume bastante menos que el Outlander de media, por no tener que cargar con unas baterías agotadas. En ciudad ambos gastan prácticamente lo mismo.

Si tienes garaje y te mueves por ciudad, el Outlander es el adecuado, siempre y cuando lo cargues todas las noches. Pero si no te mueves por ciudad, sino por carretera, olvidate, vete al RAV4. Vas a notar la diferencia de consumo un montón.

Además, con un depósito del RAV4 te puedes hacer fácilmente 930 km, y sin embargo, con el Outlander y una sola carga de la batería, sólo te puedes hacer 600 km. Ahora te toca a tí decidir que coche es mejor para tí. (Si lo deseas puedes dejarlo en los comentarios para que los demás puedan ver tu decisión).

Tags
  1. 20/01/2020

    Buena prueba… Enhorabuena

Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: