El segmento B (utilitarios), representa el 22% del total de ventas de turismos en Europa, un porcentaje bastante alto para que las marcas hagan un producto que se atraiga al consumidor.

Para realizar la prueba, hemos elegido la versión Zenith, un acabado alto de gama que, gracias a su equipamiento y precio, sea probablemente una de las más demandada por los usuarios.

¿Qué motor hemos escogido? El motor 1.5 Skyactiv-G 90 CV con cambio automático de 6 relaciones.

Diseño: Urbano y agresivo

Se trata de un coche con esencia urbana, con nuevo diseño muy atractivo que demuestra armonía por los cuatro laterales. El nuevo lenguaje de diseño KODO que ya encontrábamos en algunos modelos de la marca como el Mazda CX-5 o el Mazda6 se adueña del Mazda2 dando lugar a un coche que va un paso más allá de lo que estamos acostumbrados a ver.

El concepto KODO es una palabra japonesa que se refiere al alma en movimiento. Se busca ‘‘transmitir una imagen de fuerza y belleza en movimiento inspirada en la figura de un animal en tensión’’. Y eso sin lugar a duda se ha logrado, cuando ves aparecer a este Mazda2 por el espejo retrovisor.

El coche ofrece una imagen moderna, agresiva y con cierto aire deportivo que llama mucho más la atención que el modelo anterior.

En la parte frontal, nos encontramos con una gran parrilla en forma de diamante bien marcada, que se ha convertido en uno de los rasgos identificativos de los últimos modelos de la marca japonesa. La parrilla está bordeada por una moldura cromada en forma de ala.

Dentro de esta parrilla, nos encontramos el logotipo de la marca, y bajo a el la matrícula, que está atornillada sobre un panel que simula la fibra de carbono, para darle ese toque deportivo que os he mencionado antes.

Parte de la agresividad del diseño KODO son sus grupos ópticos, que reflejan un espíritu provocador y desafiante. La tecnología de estos faros, varía en función del acabado elegido, y en el caso del acabado Zenith son de serie con tecnología Full LED. Debajo en los laterales, nos encontramos con los faros antiniebla, que están rodeados de una línea cromada muy fina y que también son de LED.

El nuevo Mazda2 no tiene nada que ver con la versión anterior. El coche ha sido rediseñado por completo para adoptar unas dimensiones más grandes: 4,06 metros de largo1,69 metros de ancho y 1,49 metros de alto. Cotas bastante grandes si tenemos en cuenta que estamos en un segmento B.

Cuenta únicamente con carrocería de cinco puertas.  El color Soul Red que presenta nuestra unidad de pruebas es sin duda uno de los que mejor le quedan al nuevo Mazda2. Eso sí, hay que tener en cuenta los 600 euros adicionales que cuesta esta opción.

En la parte lateral, destaca y mucho, el nervio inferior situado bajo las puertas y una silueta acuñada hacia el morro, lo que permite tener un lateral bastante marcado. Esta unidad monta unas llantas bitono de 16 pulgadas denominadas ‘Silver’ que vienen montadas sobre un juego de neumáticos Toyo Tires de medida 185/60 R16. Dando continuidad a la imagen afilada del conjunto encontramos sobre el techo una antena en forma de aleta de tiburón.

La parte trasera, no es tan llamativa como el frontal, al menos para mi gusto. Los pilotos traseros, de corte horizontal, están bien resueltos. Aquí el diseño es más continuista aunque podemos apreciar líneas más redondeadas. La parta baja del paragolpes trasero viene acabada en plástico desnudo de color negro que contrasta con una discreta salida de escape cromada.

Interior: De segmento superior

Según abrí la puerta del coche por primera vez percibí una sensación impresionante de calidad. Es cierto que estamos ante una versión alta de gama, pero es difícil encontrar un nivel de cuidado por el detalle tan alto en su segmento. De puertas para adentro el nuevo Mazda2 es un coche que desprende una gran sensación de calidad más propia de un segmento superior. 

El interior puede ser de color blanco, pero en esta unidad es en negro. El conductor que busque un coche de tamaño compacto para el uso diario pero que no quiere renunciar al diseño ni a la deportividad, encontrará en el Mazda2 a su mejor aliado. Más allá de esto el coche cuenta con un nivel de equipamiento más que interesante por un precio más que competitivo. 

La accesibilidad a las plazas delanteras es buena tanto para el conductor como para el acompañante. El puesto de conducción es bajo y el mullido resulta bastante cómodo dándonos la sensación de estar a bordo de un compacto. En el acabado superior contamos con asientos calefactables regulados en altura y profundidad. El respaldo de ambas plazas, recoge muy bien en la zona baja, a pesar de no ser excesivamente ancho.

Toda la instrumentación está orientada hacia la posición del conductor para que disfrute de buena visibilidad y se concentre única y exclusivamente en disfrutar de la experiencia de conducción.

El tacómetro está presidido por un gran cuentarrevoluciones, con la velocidad en digital en una pequeña pantalla situada en la parte inferior derecha del cuentarrevoluciones, lo que le otorga un toque de deportividad.

El tacómetro está rodeado por otras dos pantallas digitales que nos mantendrán al día de diferentes parámetros como la autonomía, el consumo de carburante, la temperatura exterior, la presión de los neumáticos y el desglose de datos del viaje. Pero hay una cosa que he echado en falta: la temperatura del motor.

El volante multifunción, de tres radios, viene forrado en piel y es regulable tanto en altura como en profundidad. Desde la parte derecha controlamos el control de crucero y el limitador de velocidad. En la zona izquierda los botones encargados del sistema de sonido y el manos libres. Por encima del volante y el cuadro de instrumentos tenemos el Head-Up Display a color que nos informa de la velocidad del coche, los límites de la vía, el control de crucero, las indicaciones de navegación y el estado de los sistemas de seguridad activa

El salpicadero tiene un diseño minimalista y está presidido por una pantalla táctil a color de siete pulgadas desde la que podemos controlar el sistema de infoentretenimiento denominado MZD Connect y el navegador (+ 400€). La pantalla no está integrada completamente en el salpicadero sino que sobresale por encima.

Justo debajo de la pantalla, encontramos los mandos del climatizador. Son tres ruletas de color oscuro, bordeadas por un embellecedor de aluminio con un buen tacto. Como dato, el aireador del copiloto central, está integrado en la línea del salpicadero.

Solo hay una pega que le puedo poner al sistema de infoentretenimiento y es que al pasar de 2 km/h la pantalla deja de ser táctil y hay que pasar a manejarla mediante comandos de voz o mediante un mando giratorio situado entre los asientos delanteros.

El ángulo de la puerta trasera es bastante generoso, lo cual facilita en gran medida el acceso. Tenemos una banqueta lo bastante cómoda para dos personas, pero las cosas cambian notablemente al meter una tercera persona, debido a la estrechez de la banqueta. El espacio libre al techo, se empieza a complicar para personas que midan más de 1,85 metros ya que estos lo más probable es que se golpeen con el techo.

El pasajero de la plaza central tendrá que llevar separadas las piernas, debido al túnel de transmisión que es bastante elevado. Aún así, las plazas traseras siguen siendo cómodas para las necesidades del día a día. Y como no, las plazas traseras cuentan con anclajes isofix.

El maletero del Mazda2 no es de los más grandes de su segmento y ofrece 280 litros de capacidad. Pero las cosas como son, gracias a sus formas regulares se puede aprovechar bastante bien el espacio. Además, contamos con correas para fijar la carga en ambos laterales.

No obstante, al abatir la banqueta trasera se consigue una superficie de carga de 950 litros. La baja altura del suelo de carga permite aprovechar bien el espacio disponible en la trasera. La única pega es que la boca de carga queda demasiado elevada por lo que no resultará cómodo cargar objetos pesados.

Motor: Es el motor ideal para este coche

En el apartado de la motorización Mazda continúa apostando por los motores de gasolina atmosféricos. La tecnología Skyactiv-G de la firma japonesa renuncia al downsizing y juega con mecánicas muy interesantes capaces de ofrecer consumos razonables y unas excelentes prestaciones. Adiós a los tres cilindros y a la turboalimentación gracias a un excelente trabajo por parte de los ingenieros japoneses que se traduce en una sensación de unión entre el conductor y el coche. Y eso es algo que nos gusta mucho.

Mazda continúa apostando fuerte por los motores gasolina atmosféricos y ofrece un catálogo de tres opciones de 75, 90 y 115 CV para el Mazda2. Sin embargo para los motores diesel solo tenemos disponible una motorización, una única versión de 1.5 centímetros cúbicos de cilindrada y 105 CV.

Nosotros probamos la versión de 90 CV con una caja de cambios de transmisión automática (la más equilibrada) de cuatro cilindros que ofrece un par máximo de 148 Nm entre las 4.000 y las 6.000 rpm.

El motor 1.5 Skyactiv-G de 90 CV no da los incómodos tirones que sí encontramos en algunos motores turboalimentados de su segmento. Es un bloque que a primera instancia da la sensación de ser algo perezoso; sobre todo por debajo de las 2.000 vueltas. Una vez superado este umbral ofrece una ganancia progresiva y se comporta con agilidad tanto en ciudad como en carretera. Como buen atmosférico nos pide llevarlo alegre, lo cual nos obligará a jugar de vez en cuando con el cambio y a bajar una o dos marchas para encontrar ese empuje. Pero eso tiene un punto alegre y deportivo para aquellos que les guste. 

En nuestro caso, la unidad de pruebas equipa una caja de cambios automática de 6 relaciones. El cambio de marchas, se produce de forma suave y sin tirones. No hay lugar para las vibraciones y el silencio reina en el interior del habitáculo.

Activando el modo sport, el coche cambia radicalmente, sobre todo la respuesta del acelerador, consiguiendo de esta manera el tacto deportivo del que os hablaba anteriormente.

Nuestra versión es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 183 km/h. Esto es gracias, entre otros factores, a su reducido peso. El aligeramiento también es uno de los pilares de la filosofía Skyactiv. En seco el coche refleja 975 kilogramos sobre la báscula. Esta cifra no sólo juega a favor del comportamiento dinámico del vehículo, también afecta directamente al consumo de carburante. La capacidad del depósito es de 44 litros.

Comportamiento: Dinámico y divertido

El Mazda2 es un coche divertido y fácil de conducir. Más allá del diseño y el equipamiento, el comportamiento dinámico es una de las razones de peso que nos hará decantarnos por el pequeño utilitario japonés. La prueba dinámica ha transcurrido por ciudad y carretera. En total hemos rodado cerca de mil kilómetros antes de sentarnos a extraer conclusiones.

Como buen atmosférico, el nuevo Mazda2 nos pedirá jugar con el cambio para jugar en la zona alta del cuentarrevoluciones y encontrar los 90 CV de potencia que ofrece su motor 1.5 Skyactiv-G.

Ya en movimiento nos hemos dado cuenta de que estamos ante un coche con buen aplomo que responde a las necesidades de la ciudad. Su tamaño compacto se convierte es una ventaja a la hora de callejear por la ciudad o a la hora de buscar aparcamiento. 

La dirección no es excesivamente blanda y transmite bien la posición de las ruedas, si bien es cierto que ha sido principalmente pensada para el uso en ciudad, en carretera sigue siendo igual de buena. El buen tacto del volante también ayuda a sentirnos cómodos a la hora de maniobrar.

Lo que también me ha gustado es el tacto de los pedales. El acelerador ofrece una respuesta inmediata desde el primer tercio del recorrido. Por su parte, el freno es duro y ofrece el recorrido suficiente para gestionar bien la frenada. Los frenos, por cierto, equipan discos ventilados sobre el tren delantero y tambor en la parte trasera. Cosa que no me termina de convencer.

Los 90 CV de potencia de su motor 1.5 Skyactiv-G no son nada perezosos aunque es cierto que en tramos de carreteras reviradas o a la hora de realizar adelantamientos que requieran rapidez deberemos reducir marchas para encontrar potencia en regímenes altos. En estos rangos es donde mejor se comporta y donde nos despertará más de una pícara sonrisa. El mejor aliado para movernos cómodamente por estos derroteros es el cambio. Rápido, con recorridos cortos y con marchas muy bien sincronizadas que nos permitirán estirar las vueltas para sentir el carácter más dinámico de este pequeño utilitario.

Equipamiento: Por encima de la media

Nuestra unidad de pruebas cuenta con con acabado ZENITH CON NAVEGADOR, el penúltimo de la gama. Esta opción, incluye varios elementos difíciles de encontrar en el Segmento B.

En lo relacionado con el confort nuestra unidad de prueba cuenta con Climatizador, Botón de arranque, Bluetooth, Head Up Display en color Cámara de visión trasera, Conexión AUX + 2 USB, Radio Digital (DAB) + CD con mp3 y 6 altavoces, Mandos de audio en el volante, Ordenador de a bordo, Pantalla táctil color 7”, Sensores de lluvia y luces (de serie en el acabado más básico), Sensores de aparcamiento traseros, Limitador de velocidad ajustable, Elevalunas eléctricos delanteros/traseros, HMI Commander, Control de crucero, Volante y pomo del cambio en pielAsientos traseros abatibles 60/40.

En el apartado relacionado con la seguridad, nuestra unidad de prueba cuenta con sistema de asistencia de frenada en ciudad que detiene el coche de forma automática si se circula por debajo de 30 km/h cuando se detecta la posibilidad de colisión. A ello hay que incluir: Airbag frontales, laterales y de cortina, DSC ( Sistema de Control de Estabilidad), Testigo presión de neumáticos, Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS) y Asistente de arranque en cuesta (HHA).

En lo relacionado con el exterior nuestra unidad de prueba cuenta con Faros Full LED con función diurna, Faros antiniebla LED, Lunas traseras tintadas, Retrovisores exteriores calefactados y plegables eléctricamente con intermitentes integrados, Antena de tiburón Llantas de aleación 16” Gun Metallic y la pintura metalizada Soul Red con un sobre coste de 700 €.

En total el precio de nuestra unidad es de: 19.700 €.

Consumo: Ajustado

Durante la prueba hemos obtenido un consumo que oscila entre los 6,5 y 7 l/100 km en el terreno puramente urbano. Estas cifras están ligeramente por encima del consumo homologado por la firma japonesa (5,9 litros). Por otro lado, el consumo mixto obtenido con una conducción tranquila y respetando siempre los límites de velocidad establecidos es de 5,8 litros. La mejor marca registrada ha sido de 4,8 l/100km rodando en llano a 100 km/h en autopista y sin el control de crucero.

Este vehículo cuenta con la etiqueta de la DGT C, la cual en Madrid, nos permite obtener un 10% de descuento a la hora de aparcar dentro del área metropolitana.

En definitiva, es un vehículo que tiene un gran confort de marcha, está a la última tecnológicamente hablando y tiene un diseño urbano a la vez que agresivo y con un consumo muy ajustado. 

7
Diseño
7
Motor
7
Comportamiento
7
Interior
7
Equipamiento
7
Consumo

Destacable

  • Confort de dirección
  • Prestaciones y confort de marcha en ciudad
  • Espacio interior y maletero

Mejorable

  • Más espacio de separación entre las rodillas del conductor
CategoryMazda, Pruebas
Tags
Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: