La marca MINI es, por méritos propios, una de las firmas más carismáticas de cuantas invaden nuestras calles y carreteras. Lo es por una historia que nos remonta a un primer Mini nacido a finales de los años 50 y convertido en icono del pop británico, en una seña de identidad del país y en todo un alarde del diseño en un tamaño de lo más contenido. Lo es, por supuesto, por la capacidad, años después, y de la mano de BMW, de reinventarse para ofrecernos una nutrida gama de alternativas que van desde opciones biplaza a alternativas del segmento SUV.