Hoy hemos tenido la oportunidad de probar el Nuevo Nissan Leaf. Este modelo fue lanzado al mercado en 2007, tras una apuesta de Nissan hacia el futuro. Hace 10 años nadie creía que la movilidad eléctrica podría ser una alternativa a los vehículos propulsados por combustibles fósiles.

Nissan ha conseguido que la primera generación del Leaf haya sido el coche eléctrico más popular de la historia y haya vendido más de 300.000 coches. Esta apuesta por la movilidad eléctrica y un precio razonable han conseguido este éxito.

Esta segunda generación tiene un gran reto por delante, convencer a un público que aún no esta dispuesto a abandonar los coches de combustión interna.

Además, antes de poner esta segunda generación a la venta, la marca ya tenía más de 13.000 reservas en firme de esta nueva generación a nivel europeo.

Diseño: Un compacto más

Esta última actualización recibida, convierte al Nissan Leaf en un compacto más. No parece un coche venido del futuro como su predecesor.

Podemos afirmar que esta segunda generación es completamente nueva, aunque, emplea una versión modificada de la plataforma del primer Leaf. Esto podemos observarlo en lugares como la boca de carga o el pilar C, que sigue siendo el mismo que en la generación anterior.

Sin embargo, esto tiene una gran ventaja, y es que esta plataforma ha sido diseñada desde cero para un vehículo eléctrico. En relación a su batería, su tecnología, su motor y su diseño, lo único que queda de la anterior generación es su nombre, debido a que todo es nuevo.

Nissan ha querido con esta segunda generación crear un coche más atractivo para el mercado actual, y lo más importante, menos futurista.

Este nuevo Leaf se acerca más al diseño de un coche actual. Es un coche que no arriesga, dejando un pequeño margen a la tecnología, por ejemplo, detalles como la calandra de color azul, sus faldones aerodinámicos con opción del color azul, además de su embellecedor delantero y trasero en azul (también en opción). Estos detalles en color azul junto con los cromados de la parrilla V-Motion hacen que resalte el coche cuando le da la luz del sol.

Esta versión mide 4,48 metros de longitud, 1,54 metros de altura y 1,79 metros de ancho (sin retrovisores). Es más largo que el Nissan Qashqai.

Interior: Totalmente nuevo

Esta nueva generación también se hace notar en el interior, siendo este completamente nuevo y de mayor calidad que el de su antecesor. La versión probada era la TEKNA, la tope de gama, en la que podíamos encontrar los asientos delanteros y traseros parcialmente en piel, volante en piel y calefactado, salpicadero tapizado en piel sintética con los rebordes en color azul además de en los asientos. El salpicadero sigue abusando del plástico denominado “piano black”, que además se puede encontrar en parte del portón del maletero y en los paneles de las puertas, lo cual hace el coche tenga un sensación más premium.

Nissan reconoce que la calidad de estos materiales no está al nivel de otros vehículos de la marca. Pero tiene su motivo, el ahorro; un eléctrico puro es un coche caro de producir debido a gran parte por sus baterías y poner materiales con mayor calidad habría elevado aún más su precio. La calidad de la pantalla del sistema de infoentretenimiento Nissan Connect ha mejorado y por fin se ha modernizado, incluyendo Apple CarPlay y Android Auto.

Además, en el tacómetro podemos encontrar una instrumentación que combina un velocímetro analógico con una pantalla TFT de muy buena lectura y de alta resolución.

En cuanto a la habitabilidad interior, es ligeramente más amplio que la generación precedente, del que ha heredado algún que otro defecto, por ejemplo, el volante es solo regulable en altura y no en profundidad. En los asientos traseros, a causa de la ubicación de la batería, los pasajeros traseros se sientan más altos que los ocupantes de los asientos delanteros.

A causa de esa elevación en los asientos traseros, la altura libre al suelo se ve perjudicada, sobretodo en la plaza central, en la cual, una persona que mida más de 1,65 cm, se verá obligada a sentarse de una forma más inclinada que los ocupantes de las plazas laterales, lo que hace que esa plaza no sirva para largos viajes.

Donde destaca el Nissan Leaf es en su maletero con una capacidad de 450 litros, que parecen más debido a su forma, que es muy aprovechable. En este aspecto no se podrá decir que pierde maletero por su condición de ser eléctrico. Además, en el interior, encontramos distintos huecos portaobjetos, lo que le sitúa al nivel de sus rivales del segmento C.

Motor: Potencia desde cero

Si algo destaca de este coche, es su motor. Este acciona sobre el eje delantero y tiene la potencia de un compacto de buenas prestaciones, entregando un par motor instantáneo de 320 Nm, a 0 rpm y nada más tocar el acelerador, lo que hace que salgas desde parado de una forma espectacular. Aunque este coche pese 1.580 Kg en orden de marcha, es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 7,9 segundos.

En esta segunda generación, contamos con una nueva batería de 40 kWh de capacidad y ha sido desarrollada por Nissan.

Esta batería tiene una capacidad de un 25% superior a la batería de 30 kWh que llevaba la generación precedente. La batería va asociada a un motor eléctrico de 110 kW de potencia (150 CV).

La batería esta refrigerada por aire, y sobre el papel, permite una autonomía máxima de 370 km según el ciclo NEDC, y según el ciclo WLTP, el Nissan Leaf en el acabado superior de la gama con las llantas de 17 pulgadas con neumáticos de perfil bajo, los cuales reducen su autonomía, homologa 270 km. Sin embargo, en el ciclo urbano WLTP, la autonomía máxima es de 415 km. Sobre el papel, el coche consume una media de 14,6 kWh/100 km, aunque nosotros no conseguimos bajar el consumo de 15,9 kWh/100 km

Comportamiento y equipamiento:

Nuestra unidad de pruebas contaba con unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4, que unidos a un tarado de la suspensión más firme, hacen que el paso por curva sea excelente debido a la ubicación de las baterías. La dirección ha mejorado en tacto, y esto hace que en una carretera de montaña pocos coches de combustión interna tengan la oportunidad de ganarle en aceleración ni en el paso por curva, pero hemos de recordar que es un eléctrico y por ello hemos de vigilar en todo momento la autonomía de su batería debido a que si superamos los 120 km/h lo muy probable es que agotemos la batería en un momento.

Como hemos mencionado en el apartado anterior, homologa 270 km según el ciclo WLTP, y durante la semana que hemos tenido el coche, lo máximo que hemos conseguido son 250 km, conduciendo de forma económica y relajada. Sin embargo, a la hora de probar el coche a fondo, conseguimos una autonomía máxima de 190 km.

Una buena forma de conseguir esos 270 km anunciados por la marca es haciendo uso del e-pedal (con esta función el coche puede conducirse de forma exclusiva con el acelerador).

El e-pedal solo lo recomendamos para ciudad, ya que tanto en autopistas y autovías como en carreteras convencionales disminuye bastante velocidad. Este sistema aprovecha al máximo la frenada regenerativa lo que nos permite detener el coche soltando completamente el pedal del acelerador. El freno de servicio sigue estando disponible, pero si se planea la maniobra con suficiente antelación, en la mayoría de los casos no haría falta tocarlo. El e-pedal en maniobras de aparcamiento puede llegar a ser contraintuitivo, y en la que recomendamos su desactivación.

Otra novedad, es el sistema ProPILOT de conducción semi-autónoma. Este sistema combina un control de crucero adaptativo con un asistente de mantenimiento en el carril. Eso sí, obligándonos en todo momento a mantener las manos sobre el volante. Funciona de forma satisfactoria, hemos de decir que nos hemos llevado una grata sorpresa, bravo por los ingenieros de Nissan.

Donde el ProPILOT destaca es sobre todo en atascos. El coche se detiene por completo y si pasan menos de tres segundos parado, el coche reanuda la marcha de forma automática. Si pasan más de tres segundos, basta con presionar el botón RES + o tocar levemente el acelerador para reanudar la marcha.

Todos los Nissan Leaf equipan de serie el Escudo de Protección Inteligente, un conjunto de sistemas de seguridad activa que mejoran considerablemente la seguridad de los ocupantes. Por ejemplo, el cambio involuntario de carril, el detector de ángulo muerto, alerta de tráfico trasero, cámara de 360 grados y la frenada de emergencia automática con detección de peatones, reconocimiento de señales de tráfico, avisador de vehículos en el ángulo muerto, detección de fatiga, alerta de tráfico cruzado, Control de crucero inteligente y el asistente de luz de carretera (enciende las luces largas cuando no existe ningún coche en la carretera y no hay iluminación alguna, y cuando detecta un coche o algo de iluminación las apaga).

Junto con el ProPILOT se ha desarrollado el ProPILOT Park, un sistema capaz de aparcar el coche tanto en batería como en línea, controlando tanto la dirección como los pedales.

El sistema ProPILOT solo se puede equipar en las versiones N-Connecta y Tekna, al igual que las cámaras de visión 360 grados.

¿Cuánto cuesta? ¿Se puede viajar con él?

Esta segunda generación arranca en estos momentos en 32.800 euros para la versión Acenta equipado con una pantalla táctil de 7″, llantas de aleación y control de crucero adaptativo. Por solo 200 euros más podemos acceder a la versión N-Connecta, con llantas de 17″, cámaras en 360 grados y sistema ProPILOT. La versión tope de gama Tekna (35.900 euros) añade asientos de cuero, faros LED adaptativos y el sistema de audio Bose con 7 altavoces.

La recarga se realiza mediante una tapa frontal, situada sobre el emblema de Nissan. El coche trae de serie un adaptador a una toma de corriente tipo Schuko (los enchufes de casa), en el cual una carga completa de la batería tardaría aproximadamente 13 horas con este sistema. Por ello es mucho más recomendable instalar en casa un Wallbox, una toma de corriente de 6,6 kW de potencia que cargará la batería al completo en 7,5 horas mediante un cable tipo “Type 3” que también incorpora el coche de serie. Estas son las tomas de corriente gratuitas que podemos encontrar también en algunos hipermercados.

En la tapa frontal encontramos las tomas de “Type 3” y “Chademo”. Esta última permite la carga rápida del coche mediante un cable ChaDeMo, conectado a un cargador de 50 kW de potencia. Aunque estos cargadores no son demasiado comunes, se pueden encontrar en algunos concesionarios Nissan, y en algunos operadores como Ibil. Nissan promete en 60 minutos cargar la batería desde el 20% hasta 80% (siempre en condiciones óptimas de temperatura).

Por el momento para tener un coche eléctrico, lo más sensato es una instalación de un Wallbox en nuestro garaje comunitario. Actualmente es 100% legal, no se necesita autorización previa, solo un aviso por escrito a la comunidad de vecinos. O en una vivienda individual.

Para estos casos Nissan hace la instalación de un Wallbox en tu casa o garaje comunitario hasta un máximo de 1500 euros. El resto te lo pagas tú.

Al ser un vehículo eléctrico, disponemos de la etiqueta CERO EMISIONES de la DGT, que nos permitirá beneficiarnos de una reducción del 100% del precio por aparcar en grandes núcleos urbanos, así como distintos descuentos (según el ayuntamiento).

En Madrid, no se paga el impuesto de matriculación, tampoco el impuesto de circulación, puede pasar por las zonas APR del centro de Madrid y puede circular por el carril BUS-VAO aunque vaya en el interior una sola persona.

se puede viajar con este coche, pero actualmente es necesario mucha planificación y paciencia, ya que se debe esperar entre una hora y una hora y media de recarga, para recorrer de media unos 200 km. Además de estar pendiente del buen funcionamiento de los puntos de recarga y su respectiva velocidad de carga.

Este es un coche esencialmente urbano y se podría utilizar para realizar algún que otro viaje de forma muy ocasional.

9
Diseño
8
Motor
9
Comportamiento
8
Interior
9
Equipamiento
8
Consumo

Destacable

  • Aspecto exterior
  • Calidades de los materiales
  • Etiqueta Cero DGT
  • Puesto de conducción elevado
  • e-Pedal para ciudad

Mejorable

  • Cartografía desactualizada
  • Limitada infraestructura de carga
CategoryNissan, Pruebas
Tags
Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: