Este modelo fue lanzado al mercado en 1994 y tras cuatro generaciones, sufrió un restyling en el año 2016. Hoy tenemos con nosotros el RAV4 Hybrid Advance 2WD.

Los cambios realizados en la quinta generación no solo se limitan a cambios estéticos, sino que ha estrenado un nuevo motor mitad gasolina mitad eléctrico. Con esto la marca consigue lanzar al mercado el primer SUV híbrido de la marca. La lista de rivales en este segmento es muy amplia y la mayoría tienden a un gran nivel, por lo que la Toyota no ha querido dormirse en los laureles y ha conseguido un producto muy interesante que le hace seguir siendo líder de ventas.

El motor 200H Automático (e-CVT) de 2,5 litros de cilindrada, ofrece nada menos que 197 CV, con un motor de gasolina de 152 CV y otro eléctrico con 105 kW (equivalentes a 143 CV), el mismo que monta el Lexus NX 300h y, precisamente, es el que hemos escogido para esta prueba del Toyota RAV4. No hay pegas en cuanto a rendimiento, y la mecánica convence por suavidad y eficacia.

Con el acabado Advance, dispones de la última tecnología en seguridad, y por un precio que ronda los 27.000 euros con los descuentos y financiación de la marca incluidos.

Como hemos mencionado anteriormente, en el segmento de los SUV hay mucha competencia como el Mitsubishi Outlander PHEV o el Lexus NX 300h. Veamos, punto por punto, qué nos ofrece este vehículo para plantar cara a sus competidores.

Diseño: Una actualización muy continuista

Esta última actualización recibida en el año 2016 produjo importantes cambios en la parte delantera y posterior del vehículo con respecto a su anterior generación.

La parte más llamativa de este RAV4 es el frontal donde encontramos unas nuevas ópticas, ahora con tecnología LED. Además de un nuevo diseño de la parrilla frontal que sigue el estilo característico de los modelos de esta marca. Los antinieblas delanteros junto con la protección en acabado metálico, ofrecen una imagen más poderosa de este todocamino.

Además, nos llama la atención el notable crecimiento de la parrilla inferior. En la vista lateral podemos observar como no se ha producido ningún cambio con respecto a la generación anterior e incluso mantiene los 4,6 metros de longitud, los 1.67 metros de altura, los 1,84 metros de ancho (sin retrovisores) y los 2,66 metros de distancia entre ejes.

Cuando le pregunte a mi hermano pequeño, ¿Te parece grande el coche? a lo que el me respondió «Si, es muy grande«. Esta respuesta me hizo pensar que el diseño hace que se vea como un coche grande, alto y poderosos en la carretera. Además, el color rojo que montaba nuestra unidad, le daba un toque de bastante grande de elegancia. 

En definitiva, el vehículo de pruebas cuenta con un diseño muy atractivo y acertado visto desde cualquier ángulo. Además, la marca se ha esmerado en los pequeños detalles, algo que podemos observar, por ejemplo, en lo bien integradas que están las ópticas delanteras con el capo y las traseras con el portón.

Interior: Detalles que marcan la diferencia

Las modificaciones, también han llegado al interior, podemos apreciar pequeños cambios en la palanca de cambios, en los paneles de las puertas y en el reposabrazos central que ahora están acolchados con un símil del cuero. Se han aumentado el número de huecos disponibles para dejar objetos, lo que supone una mejora importante para aquellos que viajen en familia. Para ello Toyota, ha añadido elementos como una segunda bandeja interior en la consola central, un nuevo portavasos delantero y un porta gafas en el techo al lado de las luces interiores.

Cuando me subí por primera vez a este coche, noté una sensación de completa seguridad, por dos razones; la primera la altura del puesto de conducción que es bastante más elevada que en otro tipo de vehículos y la segunda la gran luna delantera la cual nos permite tener una gran visión de la carretera.

La sensación que se percibe de los materiales es bastante buena, tiene piel por toda la parte inferior del salpicadero lo que le da un toque más premium.

En cuanto a espacio interior, el Toyota RAV4 mantiene una de sus grandes virtudes, el cual se encuentra entre los mejores de su segmento. El puesto de conducción es amplio y muy confortable al igual que en la generación, pero este cuenta con dos modificaciones:

La primera, un nuevo tacómetro con una pantalla digital central a color dividiendo de esta manera la entrega de potencia del velocímetro; aunque nos hubiese gustado que también se nos indicara con números las revoluciones del motor.

La segunda, cuenta con una nueva pantalla de 7 pulgadas, orientada levemente hacia el conductor, con el sistema Toyota Touch 2 & GO, que aporta el navegador, con conectividad bluetooth a falta de implementar Apple CarPlay y Android Auto, además del acceso a diversas aplicaciones.

Mientras tanto, la segunda fila es bastante amplia. Dos ocupantes viajaran con una extrema comodidad. La plaza central permite hacer largos viajes debido a su comodidad debido a que el espacio es superior a la media del segmento. En esta segunda fila podemos encontrar una toma de 12V en el túnel central. Y dos tomas de 12V en la consola central, al lado de los modos de conducción.

Os podemos asegurar que hemos realizado un viaje con todas las plazas ocupadas a la sierra de Madrid, 5 personas durante 1 hora, y os garantizamos que no es para nada incómodo, aún llevando dos sillas de niños atrás con anclaje isofix, una a cada lado y un pasajero central de edad adulta y aún sobraba espacio para poderse mover con comodidad. 

La sensación de habitabilidad es enorme, y os podemos garantizar que de los SUV es el que más sensación ofrece de espacio interior; teniendo entre las plazas traseras y las delanteras dos palmos de distancia.

En cuanto al maletero se refiere, cuenta con unos maravillosos 501 litros de capacidad, debido a que las baterías se ubican en el maletero, pero gracias a las formas regulares, podemos asegurar que caben muchas más cosas. Esta capacidad puede llegar a crecer hasta los 1.633 con los asientos traseros abatidos. Además disponemos de argollas para agarrar objetos y una red bastante grande donde podemos dejar las chaquetas, y todo lo que se nos ocurra, aunque sea de tela es bastante resistente. 

Cuando nos fuimos de viaje procuramos meter todas las maletas posibles para comprobar la capacidad del maletero y os podemos garantizar que entran más cosas de las que pensáis. Metimos 5 maletas grandes, 3 equipajes de manos y sillas de campo, con eso os digo todo. Hay maletero para dar y tomar. 

Motor: Potencia híbrida

Si algo destaca de este coche, es su mecánica. El motor 200H, lo podremos encontrar en los cuatro niveles de equipamiento, pero únicamente con la caja de cambios automática de seis relaciones, denominada e-CVT. Por otro lado, podemos elegir entre tracción total o delantera. Nuestra unidad de prueba era de tracción delantera.

El sistema híbrido del RAV4, está compuesto por un motor de combustión de cuatro cilindros en línea, con una cilindrada de 2,5 litros que otorga 152 caballos de potencia, con un par máximo de 206 Nm a las 4.400 rpm.

Para subsanar esa falta de potencia en el régimen bajo de vueltas y además, para reducir los consumos, Toyota emplea un motor eléctrico ubicado en el eje delantero que proporciona 143 caballos de forma instantánea. Como la potencia de estos motores no se suman, este vehículo es capaz de ofrecer un total de 197 CV

Por su parte, la caja de cambios de seis velocidades cuenta con un accionamiento preciso. Asimismo, la transmisión busca obtener la mayor eficiencia de combustible posible con unos recorridos largos.

Este tipo de cambios tienen una sensación cuando pisamos el acelerador a fondo, por ejemplo para adelantar, un poco extraña, es decir, una vez hemos pegado el pisotón, emite un ruido excesivo que no va concorde a la potencia que entrega. 

En definitiva, el motor destaca por su suavidad, su silencio y por un rendimiento más que suficiente que permite un nivel de aceleración y empuje satisfactorio. Además de lograr unos consumos más bajos que la generación precedente.

Comportamiento: Muy tranquilo y silencioso

En general, el TOYOTA RAV4 se comporta de una manera muy noble y agradable, aunque varía mucho dependiendo del modo en el que nos encontremos.

Este vehículo dispone de cuatro modos de conducción; EV, ECO, NORMAL y SPORT:

En el modo EV, no podemos superar los 70 km/h, ya que al superar esa velocidad el coche arranca el motor de combustión, lo que hace que tengamos que acelerar de forma progresiva y muy suave.

En el modo ECO, la respuesta del sistema híbrido será más tranquila y la progresión de la velocidad más lenta. Este modo se puede desactivar en caso de necesidad pegando un pisotón al acelerador.

En el modo NORMAL, no obtendremos una gran aceleración, pero no estaremos tan limitados como en el modo ECO.

En ambos modos el RAV4 utilizará el motor eléctrico siempre que no circulemos a más de 70 km/h.

Por último, el modo SPORT, mejora la sensibilidad del acelerador consiguiendo así una aceleración contundente, dejando de lado el consumo. Esto se consigue porque prioriza el motor de combustión al eléctrico.

El RAV4, cuenta con una suspensión que filtra muy bien las imperfecciones del terreno. Sin embargo, a la hora de circular por carreteras reviradas, no es el más indicado para circular por ellas, puesto que su carrocería se inclina cuando circulamos a ritmos ligeramente elevados. A pesar de ello, mueve sus 1.700 kg con soltura y agilidad en núcleos urbanos.

El tacto de la dirección es correcto para un coche de este tipo. Por otro lado, el pedal del freno tiene un tacto esponjoso que nos puede llegar a confundir a la hora de medir las distancias durante las frenadas.

Equipamiento: A la altura

En el acabado Advance de nuestra unidad podemos encontrar de serie los sistemas habituales de seguridad ABS, EBD, TCS, ESP, TPMS, múltiples airbags, dirección asistida y paquete eléctrico, sumando las ópticas con tecnología LED (delanteras y traseras), llantas de aleación, portón posterior eléctrico, sensor de lluvia, encendido automático de las luces, ordenador de a bordo. Un nuevo tacómetro con una pantalla digital central a color. Además de una nueva pantalla de 7 pulgadas mencionada anteriormente en el apartado del interior del vehículo.

Además, dispone de Sistema de entrada y arranque sin llave, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cristales traseros oscurecidos, cámara de visión trasera y climatizador bizona con una pantalla led en la que se muestra la información del climatizador.

Nuestra unidad contaba con el paquete Toyota Safety Sense, paquete que viene de serie desde el acabado base, que incluye el control de crucero adaptativo, el sistema de seguridad de precolisión con detección de peatones o el sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

Consumo: Más bajo que la generación anterior

Toyota homologa para este motor 4,8, 5,0 y 5,0 l/100 km de consumo urbano, extraurbano y medio respectivamente. Además, es muy sensible, es decir, las cifras varían considerablemente según el tipo de conducción que realice cada conductor.

Si principalmente usas el coche en un entorno urbano y no en largos trayectos por autovías, el RAV4 HYBRID es para ti. Las baterías suministran energía al motor eléctrico, lo que nos servirá para no consumir nada durante un periodo corto de tiempo. Con un poco de esfuerzo, y con una conducción ecológica, podremos circular hasta 70 km/h en el modo EV -100% ELÉCTRICO- algo que agradecerá la cartera. Claro, que hasta alcanzar esa velocidad la aceleración ha de ser muy lenta, debido a que si el RAV4 detecta una demanda muy alta de potencia, utilizará el motor térmico para poder hacerle frente.

Tras nuestra prueba estos han sido nuestros consumos: 7,2, 6.5 y 6.9 l/100 km de consumo urbano, extraurbano y medio respectivamente.

Al ser un vehículo híbrido, disponemos de la etiqueta ECO de la DGT, que nos permitirá beneficiarnos de una reducción del 50% del precio por aparcar en grandes núcleos urbanos, así como distintos descuentos (según el ayuntamiento).

8
Diseño
8
Motor
8
Comportamiento
8
Interior
8
Equipamiento
6
Consumo

Destacable

  •  Gran rendimiento del motor
  •  Innovador diseño
  •  Calidad materiales

Mejorable

  •  Ruido del motor
  •  Interior austero
  •  Consumos
CategoryPruebas, Toyota
Tags
Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: