fbpx

Hace dos meses probé el Toyota Aygo, un coche puramente urbano al que le faltaban dos cosas, el ser híbrido y la etiqueta ECO. Esta semana he tenido la oportunidad de poder probar su hermano mayor, el Toyota Yaris, un híbrido pensado para el consumo y la ciudad.

La unidad de prensa que me han cedido es la versión GR-Sport 100 H, es decir, el Yaris de siempre, pero con una estética y unas prestaciones más deportivas.

En la actualidad en el mercado europeo, Toyota tiene aún varios coches que se venden exclusivamente con motor de combustión, el Aygo, el Land Cruiser, el Hilux, el GT86, el GR Supra y las furgonetas de carga Proace, pero el resto de la gama se ofrece con tecnología híbrida.

Esto demuestra que Toyota dedica todos sus esfuerzos en la gama híbrida. El Yaris, se encarga de dar respuesta a los clientes que necesiten un coche urbano, que consuma poco y que tenga la tan famosa pegatina ECO de la DGT.

Este modelo se mueve con mucha soltura en la ciudad, pero también en los alrededores, tiene unos consumos bajos y además cuenta con la suavidad de marcha que tienen todos los vehículos de la marca japonesa. ¿Se puede pedir más?

Sin embargo, el Yaris hasta hace poco, no estaba pensado para aquellos clientes más jóvenes, que querían un coche con un aspecto más «agresivo» y más deportivo. Ahora Toyota ha completado los niveles de acabados con el GR-Sport que pasa a ser el alto de la gama y va asociado a un propulsor híbrido que entrega 101 CV de potencia.

Este acabado le da un toque más deportivo

En lo que a estética se refiere, este nivel de acabado GR-Sport, se diferencia en pequeños detalles del resto de la gama. Estos detalles están diseñados por la división de competición de la marca japonesa, Toyota Gazoo Racing.

Como elementos de diseño cabe destacar la parrilla en negro, las carcasas de los retrovisores también en negro, un sutil alerón, molduras exteriores en rojo y en negro, y el techo en contraste con la carrocería. Eso sí, no nos podemos olvidar de las llamativas llantas de 17 pulgadas en negro brillante.

Las luces de posición traseras son de Led, sin embargo el resto de luces son halógenas.

En lo referente a tamaño, el Toyota Yaris GR-Sport no presenta ningún cambio con respecto al resto de la gama. Hablamos de un coche que mide 3,93 metros de largo, 1,69 metros de ancho y 1,49 metros de alto. Estas medidas permiten al Yaris moverse por la ciudad con mucha facilidad. Que mida solo 3,93 m de largo, influirá a la hora de encontrar un hueco en el que quepa el «pequeñín».

En la parte trasera encontramos dos logotipos, el de GR-Sport y el de Hybrid, dos palabras que juntas hacen de este coche una pieza de ingeniería especial. Estos detalles junto con el toque en rojo en el nervio inferior del paragolpes trasero, que nos recuerda que estamos ante la versión deportiva.

El salpicadero es sencillo

Que un salpicadero sea sencillo, es una buena señal, ya que significa que todo está en su sitio. Todos los botones están al alcance del conductor, lo que hará que este no desvíe apenas la mirada de la carretera. En el interior, se pueden apreciar detalles distintivos como el volante de pequeño tamaño heredado del GT86 con el logo GR en la parte inferior.

Asientos específicos

El anagrama GR en los asientos delanteros, no para de recordarnos que estamos ante la versión «deportiva»

La versión GR-Sport del Toyota Yaris, incluye unos asientos específicos con una tapicería mixta de tela y piel sintética. Estos asientos deportivos llevan incorporadas unas «orejas» que sujetan el cuerpo de los ocupantes de las plazas delanteras a la hora de afrontar las curvas, lo que hace que hacer una conducción deportiva sea mucho más cómodo.

En las plazas delanteras hay espacio

El ser un coche tan corto en longitud (3,93 m) únicamente, influye. En las plazas delanteras se viaja cómodo, eso sí, en cuanto regules los asientos para una persona de 1,80 metros de altura, atrás no queda casi espacio. Los dos asientos son regulables exclusivamente de forma manual, no hay opción de tener regulación eléctrica.

Cuando el conductor y el pasajero son personas altas, y tienen que poner el asiento en una configuración más atrasada, las plazas traseras se ven considerablemente afectadas. Tan solo quedaría espacio para personas de entre 1,60 y 1 ,70 m.

Si estas fueran más altas, tendrían espacio para la cabeza pero no para las rodillas, debido a que estas estarían tocando con los asientos delanteros. En ningún momento caben 3 personas adultas detrás sin que tengan una sensación de agobio.

Mi recomendación: si el conductor es alto, el resto de los ocupantes deberían sentarse en función de su altura, el más bajo delante para dejar más espacio entre filas y que los más altos puedan ir detrás.

Un maletero en la media del segmento

Si hay una cosa que me ha gustado del interior del yaris, es que la compra del mes cabe completa en el maletero. Esto se debe gracias a los 286 litros de capacidad, a una boca de carga amplia y a sus formas regulares.

Los híbridos son la especialidad de la casa

Toyota lanzó su primer coche híbrido hace más de 20 años, en 1997. En ese año Toyota lanzó para el mercado japonés el Prius de primera generación para posteriormente, en el año 2000 lanzarlo al resto del mundo. La marca japonesa tiene experiencia en este tema.

El sistema híbrido-eléctrico es una solución curiosa debido a que a bajas velocidades el motor eléctrico es el que trabaja (que es donde más gasta el motor de gasolina) manteniendo apagado el de gasolina y a partir de 50 o 60 km/h empieza a trabajar el motor de gasolina con el apoyo del motor eléctrico, lo que reduce el consumo considerablemente.

El sistema híbrido está compuesto por un motor térmico de gasolina, atmosférico, de 1.497 cm3, que desarrolla 75 CV de potencia. La adopción de un motor eléctrico, con una capacidad de 45 kW, hacen que, en conjunto, el modelo oriental disfrute de una potencia máxima combinada de 101 CV. Ese potencial es más que suficiente para mover con agilidad, un conjunto que apenas supera la tonelada de peso.

Esta caja de cambios automática se denomina e-CVT (transmisión continua variable) como lo denomina la marca. Esta caja de cambios es la habitual en otros modelos de Toyota y destaca por su baja sonoridad y una gran suavidad de funcionamiento.

Eso sí, con este tipo de caja, no hay opción de poder elegir la marcha manualmente, la única opción que tenemos es el modo B, este enciende el motor de gasolina para retener y hace que la retención del motor eléctrico sea mayor, lo que simula una reducción de marcha.

Pero… ¿Cómo se conduce un híbrido – eléctrico?

Hay tres palabras claves para sacarle el máximo partido a los híbridos – eléctricos: suavidad, paciencia y anticipación.

En ciudad hay que poder aprovechar al tope el motor eléctrico y eso se hace acelerando de una manera firme que es algo así como apretar hasta la mitad el pedal del acelerador. Una vez has llegado a la velocidad deseada, levantas el pie y lo aprietas ligeramente para ir en eléctrico.

Cuando la batería eléctrica se gaste, veréis que entra el motor de combustión y es en ese momento y aprovechando que el motor ya está en marcha, es cuando tienes que acelerar otra vez para pillar inercia y repetir el mismo proceso de levantar el pie del acelerador e ir dando toques para aprovechar la velocidad nueva que has cogido.

Anticipación es la palabra clave, cuando veas una bajada o un llano hay que intentar mantener el máximo de tiempo posible el motor eléctrico mediante pequeños acelerones. Se puede ir en eléctrico de manera 100% si no se sobrepasa la zona eco.

Una cosa más que interesante es el poco desgaste de los frenos, debido a que si usas correctamente la retención que genera el motor eléctrico al recargar las baterías y el modo B de la palanca de cambios, solo utilizarás los frenos para detener el vehículo por completo.

Os dejo un video explicativo de la propia marca

Pensado para la ciudad

En el uso diario por ciudad, apenas notarás diferencias entre el Yaris GR-SPORT y cualquier otro acabado disponible. Nuestro protagonista se mueve de forma silenciosa gracias al sistema eléctrico, maniobra con una facilidad pasmosa y se conduce de forma agradable, al disponer de una caja de cambios automática que se encarga de realizar todo el trabajo.

La insonorización del interior también es bastante buena… siempre que circulemos por la urbe. Si decidimos alejarnos de la ciudad, notaremos que el escaso perfil de los neumáticos montados sobre llantas de 17 pulgadas y la exigencia de llevar el motor en un régimen más elevado, para ganar velocidad, matizarán esa sensación de comodidad, antes mencionada. Se percibe más el sonido de rodadura y la suspensión no absorbe con tanto mimo las irregularidades del terreno. Pero es sí, no deja de ser un coche cómodo.

En carreteras reviradas se notan las siglas GR

Adelantar con este coche es un juego de niños. Cuando llega la hora de afrontar una carretera con curvas, este coche no teme esa situación. Se agarra con fuerza en cualquier curva, tiene potencia desde abajo gracias al motor eléctrico y acelera como un diablo por su poco peso. Los 101 CV de potencia junto con una dirección que pisa por donde la mandes, hacen de este coche un juguete para este tipo de carreteras

No va nada mal de equipamiento

El sistema multimedia incluye Apple CarPlay y Android Auto

Esta versión no viene mal equipada, incorpora de serie a toda la gama del paquete Toyota Safety Sense que, en este caso, se compone de Sistema de Seguridad Pre Colisión con Frenado de Emergencia, Control Inteligente de Luces de Carretera, Avisador de Cambio Involuntario de Carril y Reconocimiento de Señales de Tráfico. A estos sistemas de seguridad habría que añadir los siete airbag que incluye, algo poco común en el segmento.

Todo lo demás está incluido de fábrica, incluso la pintura metalizada, blanca o roja a elegir, por un precio de partida de la versión GR-SPORT de 22.750 euros, sin tener en cuenta las promociones oficiales del fabricante. Una vez descontadas, te aseguro que el precio te resultará tan atractivo como el llamativo aspecto exterior del modelo japonés. (Aproximadamente unos 19.000 €).

¿Cuánto consume?

En la semana que lo he tenido, he de reconocer que el 80% de mis recorridos, han sido por vías rápidas. El resto fue por ciudad. En vías rápidas el consumo que obtuve fue de 4,7 l/100 km, y en ciudad fue de 3,4 l/100 km.

Estos consumos se deben a la práctica, los dos primeros días fueron más altos, pero en cuanto empecé a anticiparme al tráfico, a leer la carretera y aprovechar las inercias, conseguí que el motor eléctrico trabajara más, por lo que el consumo bajó considerablemente.

En un atasco denso, los que se producen a las 7 de la mañana, el motor de gasolina apenas se usa, sólo cuando se descarga la batería, y este solo tiene la función de volverla a cargar. Hice una prueba 10 km de atasco por la mañana, obtuve un consumo medio de 1,4 l/100 km. Si eso no es ahorro, no se lo que es. Eso sí, con los 36 litros de capacidad del depósito de gasolina, apenas nos dará para recorrer unos 650 km sin tener que parar a repostar.

Para terminar, este es un coche con estética deportiva, pensado para la ciudad, capáz de salir a carretera y sentirse agusto, que tiene unos consumos muy bajos y la muy cotizada etiqueta eco. 

7
Diseño
7
Motor
7
Comportamiento
7
Interior
7
Equipamiento
9
Consumo

Destacable

  • Único híbrido – eléctrico del segmento
  • Bajísimo consumo
  • Usabilidad en ciudad

Mejorable

  • Plásticos duros en casi todo el coche
  • Poco espacio en las plazas traseras
  • Poco aguante de la batería en modo 100% eléctrico (1-2 km)
  • Capacidad del depósito de combustible.
CategoryPruebas, Toyota
Tags
Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: