Hace unos meses os traje la prueba del Opel Grandland X con el motor diesel 1.5 CDTI con 130 CV y muchos de vosotros me dijisteis que no queríais un coche diésel o que directamente los diésel no os gustaban.

Pues bien, hoy os traigo el Opel Grandland X con el motor de gasolina de 130 CV (el equivalente al motor diesel). Actualmente, en junio del 2019, tenemos cuatro motorizaciones disponibles, dos de gasolina y dos diesel.

En gasolina, tenemos el 1.2 Turbo de 130 CV (el que equipa esta unidad), y el 1.6 Turbo de 180 CV.  En diésel tenemos el 1.5 de 130 CV y el 2.0 de 180 CV.

Este es el motor de gasolina ideal por prestaciones

Personalmente la gasolina me gusta más que el diésel por sus prestaciones, sin embargo, se encuentra el tema del consumo. Este es un coche que en vacío pesa 1.370 kg y eso se quiera o no, influye.

Si el diesel nos hizo durante la semana de pruebas una media en ciudad de 6,5 l/100 km, este en ciudad se acercaba mucho a los 9,5 l /100 km. En carretera, el diésel hizo una media de 5,7 l/100 km, este, sin embargo, se acerca mucho a los 7 l/100 km.

Si hablamos sobre los consumos medios, el diesel marcaba al final de la semana de pruebas 6,1 l/100 km, y el gasolina marcó 7,5 l/100 km de consumo medio. Con 53 litros de depósito, no lograremos recorrer más de 700 km si somos cuidadosos con el acelerador.

No le hace falta más potencia

Vamos a dejar las cosas claras desde el primer momento, es un tricilíndrico que no parece un tricilíndrico. Me explico, ese sonido tan característico que tienen los tricilíndricos, solo se presenta a partir de las 5.700 rpm, por lo que en el día a día no lo escucharemos. Ni tampoco notaremos las vibraciones de un tricilíndrico, si no todo lo contrario, el habitáculo está muy bien aislado.

Es un motor de los que te hacen disfrutar de la conducción, con una buena patada, pero eso sí, a partir de las 2.500 rpm. Le falta una mayor potencia en bajas, pero eso se soluciona bajando una marcha. El turbo bien podría ayudar un poquito desde más abajo, para, sobre todo, no estar tan obligados a rodar a medio régimen cuando circulamos por un entorno más revirado.

En esta unidad, el motor está asociado a un cambio manual de seis marchas cuyos recorridos en la palanca son correctos y cuyos desarrollos tienden a ser largos, pensando en el ahorro de combustible y en el funcionamiento a bajas vueltas en velocidades de crucero en viajes.

A 120 km/h en la sexta velocidad, el motor gira a 2.500 rpm lo que nos permite poder adelantar o poder subir una pendiente sin necesidad de bajar de marcha, lo que se agradece bastante.

Predomina el confort

Cuando queramos entrar en algún camino de tierra, saber que ese no es su terreno, ya que no va a transferir con violencia el paso por las infinitas piedras al habitáculo. En estas circunstancias deberéis saber que no se puede asociar a un sistema de tracción total, por lo que habrá que ir con cuidado si la cosa se complica. Lo mejor que tenemos para mejorar la motricidad delantera es el IntelliGrip (una especie de Grip Control con modos de conducción para diferentes superficies).

El Opel Grandland X es un coche de orientación familiar, pensado para devorar kilómetros de autopista. Para ello cuenta con un tarado de suspensión bastante blandito que ofrece toda la comodidad a sus ocupantes en viajes largos, incluso filtra de manera extraordinaria cada bache que encontremos en el camino. Esto le hace balancear algo en carreteras con mucha curva cerrada y seguida, pero no implica demasiada dificultad para el conductor.

Además, su sistema de luces LED hacen que viajar de noche sea mucho más confortable y seguro debido a su gran haz de luz, como ya hemos visto en el resto de la gama Opel.

La dirección es muy asistida y precisa. Realmente transmite poco al conductor, pero es algo que ganamos en cuanto nos ponemos a maniobrar en ciudad. Eso sí, los casi 4,5 metros de longitud y su anchura considerable no serán los mejores aliados para circular por ningún núcleo urbano, sobre todo cuando hay que buscar sitio para aparcar. No obstante, el confort seguirá presente al pasar por badenes, hacer rotondas o circular por las habituales calles en mal estado. En definitivaes un SUV.

7
Diseño
7
Motor
8
Comportamiento
8
Interior
8
Equipamiento
7
Consumo

Destacable

  • Espacio y confort interior
  • Precio competitivo
  • Diseño elegante

Mejorable

  • Sin tracción total
CategoryOpel, Pruebas
Tags
  1. 24/06/2019

    No le vendría mal el 4×4…

Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: