El grupo PSA tiene muy claro que el eléctrico es el futuro, y está haciendo todo lo posible por cumplirlo. Peugeot es la marca que ha elegido el grupo PSA para liderar esa electrificación, adaptando dos de sus modelos ya existentes, el Peugeot 3008 Hybrid y el Peugeot 508 Hybrid y creando uno nuevo, el Peugeot e-208

En esta ocasión te voy a comentar mis impresiones del Peugeot 508 Hybrid con el acabado GT, que la marca francesa me ha dejado durante una semana. He de decir que me ha sorprendido su consumo y lo bien que va, sobre todo en carreteras viradas. Así que, vamos al grano, empecemos por el diseño exterior.

Tiene leves diferencias estéticas

Recordé que hace un año aproximadamente me dejaron este mismo coche, pero en la versión de gasolina con 225 CV de potencia (de la que tienes la prueba completa aquí) y me puse a buscar las fotos que le hice a ese coche para comparar si había diferencias estéticas.

El resultado de la comparativa fue descubrir que la única diferencia es el puerto de carga, ubicado en el lado opuesto al de la gasolina y los logos hybrid ubicados tras las ventanas posteriores.

A mi me resultó raro que no pusieran algún detalle más para indicar que es un coche «no contaminante» como unos detalles azules en la parrilla, pero bueno… hay un dicho «Si algo funciona, no lo cambies», y creo que eso es precisamente lo que ha hecho la marca francesa.

Interiormente no cambia nada

Han corregido un leve defecto de fabricación en la tapa de la consola central, que hacía que en las primeras unidades del 508, esta estuviera levantada por la parte superior derecha.

Peugeot ha arreglado algunos «defectos» de materiales y ha corregido algunos ajustes, pero más allá de eso, nada. La única diferencia interior que podemos observar es tecnológica, para adaptarse a la tecnología híbrida enchufable, modificando de esta manera, el sistema de info-entretenimiento y la pantalla del tacómetro, para incluir los nuevos grafismos.

Cuando se circula en eléctrico, la velocidad se pone de color azul junto con la marcha que solo sale la D. Si se circula en gasolina, la velocidad es gris y en la marcha te pone la marcha en la que estás circulando.

En el i-Cockpit, ahora encontramos un indicador de potencia que nos indica cuando circulamos en eléctrico o en gasolina, en vez de un cuenta revoluciones tradicional. Además, ahora tenemos en el lateral derecho, un indicador de la capacidad de la batería.

Peugeot sigue insistiendo en tener los mandos de la climatización metidos en la pantalla, cosa que personalmente me parece más inseguro que tocarlos físicamente.

En el sistema de infoentretenimiento ahora hay una tecla más, con el icono de un rayo. Si pulsamos sobre esta tecla podemos ver el flujo de energía, las estadísticas de gasto de combustible y de electricidad, programar una carga e incluso ordenar al coche que utilice el motor de gasolina para cargar la batería.

Esta última función es muy útil, sobre todo si estamos circulando a alta velocidad por autopista y nos aproximamos a cualquier lugar donde prefiramos usar la electricidad como combustible para mover el vehículo. Por ejemplo, para entrar en la zona de bajas emisiones de algunas ciudades.

Aunque una cosa hay que tener en cuenta, generar electricidad con gasolina es lo más ineficiente porque se desvía parte del consumo de combustible para cargar la batería. Por tanto, podríamos indicarle al coche, que en vez de vaciar la batería por completo, mantuviera 10, 15 o 20 km para circular por la ciudad. Aunque lo más recomendable es cargarlo.

La versión híbrida enchufable solo tiene un motor disponible

Esta unidad es la versión híbrida enchufable, y por tanto, solo hay una opción mecánica disponible. Se trata de un motor 1.6 e-THP de 180 CV combinado con un motor eléctrico de 109 CV, dando una potencia total combinada de 225 CV y 360 Nm de par. Y menudos 225 CV, ¡son pura diversión!

Para alternar entre la D (modo de retención normal) y la B (modo de retención fuerte) simplemente hay que empujar la palanca hacia abajo.

Los híbridos y más los híbridos enchufables son todos automáticos, y por tanto este equipa la EAT8 de ocho velocidades del grupo PSA pero con un extra, una posición de retención «B» (Brake). Muy útil para frenar sin utilizar el freno de pie, ya que frena usando la frenada regenerativa. 

Por tanto en cuanto le cojas el truco y empieces a anticipar la frenada con este modo, que la verdad es que retiene bastante, el ahorro en frenos va a ser muy considerable ya que únicamente vas a tener que frenar con el pie cuando bajes de 10 km/h. Ni siquiera los va a utilizar bajando un puerto de montaña.

¿Autonomía en modo 100% eléctrico?

La batería está situada debajo de los asientos de la segunda fila, por lo que no afecta a la capacidad del maletero. Esta batería cuenta con una capacidad de 11,8 KWh, lo que teóricamente garantiza en modo 100 % eléctrico, 54 km en ciclo WLTP. Pero… ni si quiera el coche marca esa autonomía con la batería llena. 

El cargador Menekes a Menekes cuesta 300 €.

Después de dejarlo cargando (7 horas en un enchufe estándar y menos de 1h y 45 minutos en un wallbox), lo máximo que ha marcado el coche han sido 42 km de autonomía. Los 35 – 40 km de autonomía son alcanzables si vas por ciudad, haciendo aceleraciones suaves y frenando utilizando la posición B de la palanca de cambios para aprovechar la frenada regenerativa.

Sin embargo, en el momento en el que hacemos circunvalaciones o autopista a los máximos legales, da gracias si consigues hacer 35 km en eléctrico. ¡Ojo!, con una conducción real. Si vas aprovechando el motor eléctrico y las inercias para recargar la batería, es fácil que consigas 5 o 10 km más de autonomía eléctrica. 

La cámara de visión nocturna está situada encima del logotipo de la marca.

Durante la semana que lo tuve le hice unos 1.500 km en total y lo cargué todas las noches desde el 0 al 100 %, lo que hacía que al salir de casa, el marcador de autonomía eléctrica, marcara siempre 42 km.

Durante esa semana, decidí hacer una prueba, salir de madrid con la batería completamente cargada y llegar a San Lorenzo del Escorial, cargar allí y volver a bajar, a ver cuanto aguantaba la batería. 

El resultado, la A-6 es una carretera con mucha pendiente, por lo que cuando tocó salir de madrid y subir a San Lorenzo del Escorial, apenas duró unos 20 kilómetros. Sin embargo, tras cargar allí y bajar, no tuve que encender el motor de gasolina, eso sí, siempre sin el control de crucero. Estoy 💯 seguro de que si conecto el control de crucero, a la bajada sólo puedo hacer unos 35 km en eléctrico. Por tanto, cuando llegué a casa, el consumo no había pasado de los 4 l/100 km.

Va mejor que su homólogo de gasolina

Gracias a su bajo centro de gravedad, el coche apenas se mueve dentro de la curva. Parece una tabla.

Cuando le puse en apuros me sorprendió lo bien que iba este Peugeot 508 Hybrid PHEV. Da una sensación de mayor agilidad que sus versiones de combustión debido al par que proporciona el motor eléctrico desde abajo, lo que te anima a seguir dando caña al gas. Además, para mejorar aún más el comportamiento dinámico, las baterías hacen que baje más el centro de gravedad, y por tanto se produzca un extra de aplomo. 

Subiendo puertos de montaña los dos motores se compenetran extremadamente bien llegando incluso a dejar atrás con bastante distancia a muchos coches con más potencia que este. Y cuando llega la hora de bajar puertos, muy fácil, vas jugando con los modos de retención, y con eso, no hace falta ni tocar el freno, ni siquiera, en curvas de 90 grados. 

El icono situado encima de la capacidad de la batería, indica que el coche está recargando la batería al máximo con el motor de gasolina.

Como es habitual en este tipo de modelos, encontramos cuatro modos de conducción: ZERO Emission (solo motor eléctrico), Sport (ambos motores en conjunto con preferencia por el motor de gasolina), Hybrid (gestión automática de la energía con preferencia por el motor eléctrico) y Comfort (combina el modo Hybrid con un ajuste más cómodo para la suspensión de dureza variable). 

En la ciudad, entre que el Peugeot 508 Hybrid está muy bien aislado, y que por norma general, siempre usa el motor eléctrico, te sientes bastante más tranquilo al no escuchar ningún ruido, y por tanto, tanto tu conducción como tu estado de ánimo mejoran considerablemente frente a cualquier coche de gasolina o diésel.

El «piloto automático» de este coche es de los mejores que he probado, apenas se mueve dentro del carril y apenas pega frenazos. Los movimientos los hace con bastante suavidad y precisión. Enhorabuena a los ingenieros por diseñar este software.

La dirección es muy buena y en apenas 3 vueltas de volante entre topes las ruedas giran una barbaridad. Esto, además de facilitar mucho las maniobras, contribuye a mejorar la agilidad del eje delantero.

En autopista es todavía mejor. En curva rápida se siente muy seguro, algo a lo que ayuda su generosa distancia entre ejes y los cortos voladizos. El viento lateral apenas le afecta y, con una caja de cambios de 8 marchas, el motor puede ir girando a un régimen muy tranquilo con unos consumos bajos y sin apenas ruido.

En definitiva, el Peugeot 508 Hybrid hace gala de un comportamiento dinámico muy bueno. Es cómodo, fácil de conducir, agradable de llevar, muy reactivo al gas y, sobre todo, de reacciones muy seguras y predecibles.

¿Cuánto consume?

Tras agotar la batería, en el modo hybrid, puede circular unos 2 km en eléctrico.

Cuando agotas la batería, se reserva un trozo de la misma para que el coche pueda funcionar como un híbrido convencional, por tanto, tienes las ventajas de un híbrido y encima con la opción de poder ponerlo a cargar para tener una mayor autonomía en eléctrico.

Así que tras esta breve explicación, he de decir que lo del consumo es muy relativo. Me explico, si cargas el coche todas las noches y haces menos de 40 km diarios, tu consumo será de 0 l/100 km de gasolina, sin embargo, si haces más, tras agotar la batería y circular en modo híbrido, el consumo medio se puede ir hasta los 7 l/100 km. Lo normal, en función de la orografía y tu manera de conducir es que ronde entre los 5,7 y los 6,8 l/100 km aproximadamente.

En mi caso, tras los 1.500 km, cargándolo todas las noches, y haciendo más de 200 km diarios, el consumo mixto al devolver el coche fue de 3,9 l/100 km, ya que yo aprovechaba cualquier momento (por ejemplo, la compra) para ponerlo a cargar, por tanto hacía kilómetros «gratis«, que esa es otra, muchas veces las recargas en los Centros comerciales no cuestan dinero, y por tanto, eso que te llevas.

¿Cuánto cuesta?

Cuenta con la etiqueta CERO de la DGT.

El Peugeot 508 Hybrid solo se vende en tres acabados, Allure, GT-Line y GT. Este es el acabado GT y cuesta 51.750 €. Aquí te pongo los precios medios de todas las versiones:

MotorAllureGT-LineGT
508 Hybrid45.450 €47.750 €51.750 €
508 SW (Familiar) Hybrid46.850 €48.950 €52.950 €

Si quieres saber más sobre los distintos acabados, pulsa aquí para ver la prueba completa del Peugeot 508 PureTech 225 EAT8 GT.

Si, lo sé, es algo más caro que sus rivales, pero te garantizo, que si te decides por comprar este coche, no va decepcionarte. Así que si buscas un coche ecológico, que no consuma nada entre diario para ir y volver del trabajo, que puedas hacerte viajes con el los fines de semana, que sea divertido de conducir en carreteras viradas y que no haga ningún ruido, sin lugar a dudas este es tu coche. Pero eso sí, prepara la cartera.

9
Diseño
8
Motor
9
Comportamiento
8
Interior
8
Equipamiento
8
Consumo

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Confort de viaje
  • Buen rendimiento

Mejorable

  • Interior demasiado oscuro
  • Poca visibilidad producida por su diseño deportivo
CategoryPeugeot, Pruebas
Tags
  1. 21/07/2020

    Muy bien…

Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: