El SsangYong Tivoli nació en el año 2015 y desde entonces ha sufrido varios lavados de cara, y este año ante la llegada de su renovado hermano mayor, el SsangYong Korando, el Tivoli se ha visto obligado a ser renovado tanto a nivel estético como a nivel mecánico. En esta ocasión la marca me ha cedido un SsangYong Tivoli con el acabado premium, el motor G12T con 128 CV y cambio manual de 6 relaciones.  

Probé la versión anterior en julio del año pasado en su versión de GLP y acabado Limited y he de reconocer que tras un año, el SsangYong Tivoli 2020 ha cambiado poco con respecto a su predecesor. Por fuera parece el mismo coche, pero por dentro … 😱 vaya cambio ha pegado. Sus competidores directos son el Seat Arona, Peugeot 2008Renault Captur y Nissan Juke entre otros, pero ninguno baja a igualdad de condiciones en equipamiento de 20.000 € ¿Empezamos a verlo?

Cambios sutiles pero efectivos

El SsangYong Tivoli es uno de los modelos más vendidos en nuestro país y con ello quiero hacer alusión al refrán: para qué cambiar lo que realmente funciona. De tal manera que, en este restyling nos encontramos con un nuevo paragolpes delantero y un capó rediseñado que luce dos marcadas nervaduras que conectan con la parte inferior de las ventanillas laterales.

Además, el SsangYong Tivoli 2020 estrena unas ópticas más afiladas y más limpias, que aunque las de esta unidad sea bi-xenon, los recién matriculados vienen con tecnología LED de serie en toda la gama. A esto hay que sumarle un portón y un paragolpes trasero de nueva factura y con un diseño más musculoso. Asimismo, se añaden dos nuevos colores para la carrocería: el Cherry Red y el Platinum Grey.

Las dimensiones exteriores del SsangYong Tivoli también cambian, aumentado todas sus cotas: 4,225 mm de largo (+23), 1,810 mm de ancho (+12) y 1,621 mm de alto con barras de techo (+31). Pero ¡OJO! que al igual que su predecesor, por dentro engaña bastante, siendo más grande de lo que aparenta

En el interior es donde más se nota la diferencia

Como detalle, al igual que en su predecesor, la cámara de visión trasera está apuntando hacia el suelo, lo que va a dificultar las maniobras un poquito.

Siguiendo la nueva línea de diseño de la marca coreana, el interior del nuevo SsangYong Tivoli 2020 ha sido completamente rediseñado, y la parte donde más se han esmerado es el salpicadero, y creeme cuando te digo, que el salto de calidad tanto en los materiales como en el diseño se nota de una generación a otra. 

SsangYong se ha adaptado a la nueva moda del minimalismo y las «pantallitas» por todos lados y es por ello que en esta nueva generación encontramos un panel de instrumentos completamente digital, con una pantalla de 10,25 pulgadas, que está disponible a partir del acabado premium y una nueva consola central sin tantos botones. Como dato, este es el primer panel de instrumentos, que muestra la cantidad de combustible gastado desde el arranque del motor.

En esta nueva consola central hay una pantalla de 8 pulgadas que es compatible con Android Auto y Apple CarPlay (disponible a partir del acabado Urban) y que debería estar (para mi gusto) algo más elevada, para no desviar tanto la vista de la carretera. Además, se ha rediseñado el panel central con nuevos mandos (con un toque más premium) y que incluye, a partir de la versión Premium, el climatizador bizona con función de memoria.

5 personas viajan sin problemas

Como he mencionado anteriormente, el SsangYong Tivoli 2020 ha crecido en todas sus cotas, y si el predecesor era grande por dentro, este lo es aún más. La amplitud interior es la gran baza que guarda este SUV, que presume de tener la mayor distancia entre filas del segmento con 800 mm. 

Esta distancia permite que 5 adultos de talla alta consigan ir en este SUV sin ningún tipo de problema, incluso en la plaza central. Esto es gracias a la distancia con las plazas delanteras, con el techo e incluso la distancia lateral. En definitiva, sobra hueco por todos lados y precisamente en este segmento de los SUV urbanos es una dato a destacar. Desde mi punto de vista, probablemente sea el que tenga más espacio interior.

El maletero también se ha visto afectado. Ahora es 4 litros más grande, llegando a los 427 litros de capacidad. En un principio, esta capacidad te puede parecer poca, pero sus formas regulares hace que sea muy aprovechable. Tiene un doble fondo donde iría ubicado el depósito de GLP en el caso de que decidamos equiparlo y como dato, si tumbas los asientos traseros, cabe una bicicleta de mountain bike de 29 » con la rueda delantera desmontada, así que, imagínate si es grande la parte trasera. 

¿Qué opciones mecánicas hay disponibles?

Actualmente hay cuatro opciones mecánicas disponibles, dos en gasolina, una en GLP + Gasolina y otra en diésel. Los motores de gasolina son: el G12T, que es el que monta esta unidad, con 1.2 litros de cilindrada, 128 CV de potencia, tres cilindros y con cambio manual de seis relaciones exclusivamente.

El otro motor de gasolina es el G15T, con 1.5 litros de cilindrada, 163 CV, cuatro cilindros y con opción de cambio automático de tipo convertidor de par con 6 relaciones. Este motor es el único que puede montar GLP

Si nos decantamos por el diésel, sólo dispondremos de una opción mecánica de 136 CV denominada D16T con 1.6 litros de cilindrada, cuatro cilindros y con opción de cambio automático de tipo convertidor de par.

Todos estos motores están disponibles únicamente con tracción delantera, y por tanto, si quieres hacer algo de campo, que sea solo meter el coche por una pista forestal en buen estado, porque si no… 🙄, yo no me hago responsable de lo que pueda ocurrir 😂.

El tricilíndrico es la opción perfecta para la mayoría de usuarios

Este motor me ha dejado muy pero que muy sorprendido, responde bien en todas circunstancias, e incluso en autopista. donde recupera velocidad muy rápidamente en sexta, algo que en este tipo de motores es muy difícil de encontrar.

Este es un motor turboalimentado de inyección directa, lo que en referente a prestaciones, permite alcanzar una velocidad punta de 181 km/h y realizar una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos.

Este motor entrega su par máximo (230 Nm) entre las 1.750 y las 3.500 vueltas y los 128 CV se hacen notar a las 5.000 rpm, pero vamos, que no es necesario poner el régimen de giro tan alto, para sacarle el máximo partido a este motor en circunstancias reales.

¿Nos ponemos en marcha?

La ciudad es su hábitat y por tanto, es donde más cómodo se encuentra. Este es un coche cómodo de por sí, pero en la ciudad lo es aún más, sobre todo por la suavidad de su dirección, que se endurece o se ablanda en función del modo elegido (Street o Sport). La postura de conducción permite una buena visibilidad del tráfico y como el coche es bastante compacto, resulta fácil encontrar un hueco en el que meterlo.

En autovías y autopistas es un coche muy cómodo de llevar, sobre todo porque no hace falta bajar la marcha para recuperar velocidad, algo que en la gran mayoría de sus rivales tricilíndricos si hay que hacer. Esto es gracias a que a 120 km/h el régimen de giro está entorno a las 2.500 rpm y por tanto, permite recuperar velocidad y bajar los consumos.

Este es un motor que está muy bien ajustado en lo referente a consumo y potencia y como el interior está bastante bien aislado solo te enterarás de que es un tricilíndrico cuando le subes a más de 4.000 rpm, algo que en el día no suele ser habitual, y por tanto, en un uso cotidiano es muy silencioso.

Cuando nos adentramos en el bonito mundo de las carreteras secundarias, las cosas empiezan a cambiar levemente. Balancea poco, pero lo hace, porque no le gusta para nada los cambios rápidos de dirección debido a que su centro de gravedad es más alto al ser un SUV.

Si a esto le sumas que es un motor de tres cilindros, cuando te quieres enfrentar a un puerto como el de navacerrada o el de los leones, has de hacerlo en segunda, ya que por debajo de las 1.750 rpm se muere y te ves obligado a bajar de marcha para no perder potencia, pero vamos… nada que no sea característico de este tipo de motores 🙄. A y casi se me olvida, bajando puertos has de abusar de freno, ya que apenas retiene debido a su baja cilindrada.

Yo no he probado el resto de la gama de motores, pero sinceramente, no me hace falta, este es un pedazo de motor. Al principio, cuando me dijeron que lo probara, yo no pensaba que fuera a ir así de bien, pero la sorpresa ha sido descomunal. Lástima que con este motor no se ofrezca el cambio automático. Sería una buena oferta de venta.

Consume relativamente poco

Hay que tener en cuenta su peso, que en orden de marcha pesa algo más de 1,3 toneladas y su potencia (128 CV). En la ciudad, donde no puedes apenas meter la cuarta velocidad, el consumo medio que he conseguido sacar es de 6,7 l/100 km. Una cifra que no está nada mal.

En autovía y autopista, a velocidad de crucero de 120 km/h durante un viaje de aproximadamente 300 km, el consumo medio logrado fue de 5,4 l/100 km. Cifra que puede verse algo más rebajada si conducimos a pedal y aprovechando las inercias.

En carretera la cosa cambia. En un entorno donde la velocidad máxima es de 90 km/h, donde hay curvas y cuestas, el consumo se ve afectado a peor. El mejor registro que pude obtener en conducción real fué de algo más de 6,5 l/100 km.

El consumo mixto a la hora de devolverlo, se había establecido en unos magníficos 5,8 l/100 km, es decir, que con un depósito de 50 litros, pude recorrer algo más de 750 km. Porque lo cierto es que me lo pasé bien en algunos tramos de carreteras secundarias 😜. Y si encima comparamos este motor con el antiguo 128 CV y 1.6 litros de cilindrada, este va bastante mejor, y encima gasta entre 1 y 1,5 l/100 km menos.

La seguridad es su punto fuerte

SsangYong y Subaru tienen muy presente que la prioridad en sus coches es la seguridad y por tanto, todos sus coches traen de serie un enorme abanico de sistemas de ayuda a la conducción, y el que más me llama la atención, es el sistema de mantenimiento activo en el carril, que funciona de una manera muy suave y precisa, y por tanto, puedes «relajarte» algo conduciendo. No es para nada intrusivo, y es capaz de impedir que te salgas del carril de una forma tan suave que parezca que hayas sido tú quien ha corregido la trayectoria.

Otros sistemas de seguridad activa de serie son: AEBS (S. de frenada automática de emergencia), LDWS (S. de advertencia de salida de carril), LKAS (S. de permanencia en carril), TSR (S. de reconocimiento de señales de tráfico), FVSA (S. de aviso de avance de vehículo delantero), DAA (S. de advertencia de fatiga) y SDA (S. de alerta de distancia de seguridad) entre otros. Si quieres ver todo el equipamiento disponible por motores y acabados, pulsa aquí.

Hay cuatro acabados: Line, Urban, Premium, Limited (Sólo disponible para el G15T y D16T). Y los precios con descuentos arrancan en 13.100 € del G12T Line hasta los 24.000 € del D16T Automático con acabado Limited.

El precio con descuentos de esta unidad G12T con acabado Premium es de 17.750 €, y si me tuviera que comprar un coche ahora mismo que no pasará de 20.000 € y que sea grande por dentro, sin lugar a dudas, escogería este en esta configuración. Conclusión en una palabra, cochazo. Enhorabuena a SsangYong por haber diseñado esta maravilla de coche.

8
Diseño
8
Motor
7
Comportamiento
8
Interior
8
Equipamiento
8
Consumo

Destacable

  • Buena relación calidad / precio
  • Diseño personalizable
  • Espacio interior abundante
  • Consumo

Mejorable

  • Opción de cambio automático en el G12T
  • Cámara de visión trasera apuntando al suelo
CategoryPruebas, SsangYong
Tags
  1. 23/08/2020

    Mejorable….

Escribe un comentario

Cuéntame que te ha parecido el artículo

A %d blogueros les gusta esto: