fbpx

Ya sabéis los que sois asiduos del blog que soy una persona que está a favor de la movilidad eléctrica y sostenible.

En esta web ya he publicado varias pruebas de coches eléctricos, como son el Nissan Leaf, el Tesla Model S y el Tesla Model X y de algún híbrido enchufable como el Mitsubishi Outlander PHEV.

Pues bien, conseguí que Hyundai España me cediera una unidad del Hyundai Kona 100% eléctrico, con la batería de mayor autonomía, la de 64 kWh. Y las cosas como son, me ha gustado mucho.

En mi humilde opinión, de primeras pienso que puede ser un gran rival del Tesla Model 3, tanto por autonomía, como por precio y equipamiento. Os contaré al final de la prueba si sigo pensando lo mismo.

Los eléctricos no tienen porque ser feos

A la mayoría de fabricantes les gusta hacer coches eléctricos que no se parezcan en nada a los coches convencionales con motor de combustión.

Pero en esta ocasión Hyundai ha ido en contra de esta corriente y ha hecho un coche “normal” y digo esto porque sus homólogos con motores de gasolina y diésel son casi iguales. Y he de decir que a todas las personas a las que he preguntado, les ha parecido muy bonito, y yo comparto esta opinión. 

En esta versión 100% eléctrica, podemos saber que es eléctrica mirando su parrilla, que a diferencia de sus hermanos, este la tiene tapada, ya que al ser un eléctrico no hay un motor térmico que refrigerar.

El paragolpes también es diferente, y a diferencia del Kona normal, el eléctrico tiene dos entradas de aire laterales cuya función es reducir las turbulencias a la altura del paso de rueda. Por lo demás es el mismo coche.

Los faros cuentan con tecnología Full Led, algo que es de agradecer, sobretodo en el siglo XXI. La parrilla está dividida en tres partes, pues bien, en la parte izquierda, al lado del logotipo de Hyundai, nos encontramos con la tapa del puerto de carga, en este caso un CCS Combo.

En el lateral nos encontramos los plásticos protectores negros, característicos de los SUV. Con ellos la marca ha querido darle un aspecto más campero. Además, las puertas abren con un ángulo bastante generoso, lo que nos va a permitir entrar y salir del coche sin ningún problema. Pero eso sí, teniendo en cuenta que el coche mide 4,180 m de largo.

Al ser un vehículo 100% eléctrico, trae de serie unas llantas de 17 pulgadas, que mejoran notablemente la eficiencia aerodinámica al ser prácticamente cerradas. Para mi gusto, estas llantas le quedan muy bien.

En la parte de atrás nos encontramos con las luces de freno y de posición en led, sin embargo los intermitentes, la luz de marcha atrás y el antiniebla trasero son de bombilla.

Si nos disponemos a mirar el coche por la parte trasera, solo podemos saber que es la versión eléctrica por una cosa, el emblema electric situado en la parte trasera derecha.

En cuanto a colores, hay siete posibilidades, y también es posible encargar el techo bicolor en algunos de ellos, que, por cierto, tienen nombres un poco extraños: Chalk White, Dark Knight, Tangerine Comet, Ceramic Blue, Pulse Red, Acid Yellow y el nuevo Galactic Grey

Tiene un interior grande y sencillo

En Hyundai han ajustado todos los mandos, para que al sentarte en el asiento del conductor, todos te queden como un guante. Me explico, no hay ningún solo botón que no sepas a primera vista para que vale. Con ello, Hyundai ha conseguido hacer sentir al conductor una sensación de amplitud y armonía.

Soy de esas personas a las que no les gusta conducir a ras del suelo, y es que en esta versión 100% eléctrica, al llevar la batería en el piso, tanto las banquetas delanteras como las traseras son más altas. La posición de las baterías en esa ubicación, hace que la variante eléctrica sea dos centímetros más alto y 1,5 centímetros más largo que el Kona tradicional.

En medio del salpicadero, tenemos una pantalla táctil exenta de 8 pulgadas que permite controlar las funciones de navegación, teléfono, radio, música… y además, es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Un poco más abajo se sitúan los mandos de la climatización.

En el Kona eléctrico cambia la consola central

La principal diferencia en el interior del Kona 100% con respecto a sus hermanos propulsados por combustibles fósiles es la consola central. Y es que en esta versión no hay un cambio de marchas, al ser un coche eléctrico.

Entonces… ¿Que han puesto? Pues la respuesta es muy sencilla, una botonera, en la que encontramos parking, delantera, punto muerto y marcha atrás. Al no haber una caja de cambios, los ingenieros de Hyundai han puesto un gran hueco bajo la consola donde poder dejar objetos grandes. Otro hueco interesante es del sistema de recarga inalámbrica del móvil, situado delante de esta botonera.

La información es muy legible

El tacómetro cuenta con velocímetro, información del nivel de carga de la batería, flujo de la energía y modo de conducción elegido (según sea éste, cambia el color de fondo del cuadro y algunos de los datos que incluye) y lo más importante, la autonomía.

El Head Up Display, facilita mucho la conducción y la hace más segura, al poderse leer informaciones esenciales (navegación, velocidad y avisos de los sistemas de emergencia) sin apartar la vista de la carretera en ningún momento. Aunque para mi estatura (1,80 m) tenía que situar el Head Up Display en su situación más baja para poder ver toda la información con claridad.

Las plazas traseras no están mal

Las cosas como son, estamos ante un SUV urbano y eso quieras que no, se nota y sobretodo en las plazas traseras, pero no os penséis que son pequeñas. Yo con 1,80 m de alto, no golpeo ni con las rodillas ni con la cabeza, pero en cuanto se monta una persona igual o más alta que yo delante, ya sí, acabas tocando con las rodillas.

Antes os he mencionado que las banquetas son más altas debido a la posición de la batería y eso repercute en la plaza central, ya que si de por sí suelen ser incómodas por la altura, al ser más alta, una persona de 1,80 m como es mi caso, golpea con el techo. En fin… como en la gran mayoría de plazas centrales, se puede usar para un viaje largo si la persona no es muy alta y si no para momentos muy puntuales.

El maletero está en la media del segmento

La ubicación de las baterías también influye en la capacidad del maletero, y en esta ocasión para peor. La versión con motor de combustión ofrece una capacidad de 361 litros frente a los 322 litros de la versión eléctrica.

2 Opciones de motorización con 2 autonomías diferentes

El Hyundai Kona eléctrico está a la venta con dos capacidades de batería diferentes. La primera es de 39,2 kWh, con 100 kW (136 CV) y ofrece 312 km de autonomía según ciclo WLTP. La segunda es de 64 kWh, con una potencia de 150 kW (204 CV), con una autonomía de 482 km según WLTP, que es la que monta esta unidad.

Las baterías son de polímero de litio (en lugar de las habituales de electrolito líquido) y ello hace que su carga y descarga sea más eficiente. Al ser de polímero de litio, hay que tener una serie de precauciones como no descargar ni llenar la batería y la temperatura ambiente.

Lo recomendable para alargar la vida de este elemento es realizar cargas cuando se encuentra cercana al 30% de su nivel y no por debajo. Con el nivel máximo de carga sucede algo parecido. La recarga puede llegar de forma rápida hasta el 80%, pero el 20% restante, hasta alcanzar el nivel máximo, ha de transcurrir de forma cuidadosa y más lenta.

Por otro lado, los ingenieros coreanos han incluido un sistema que calienta la batería, a través de una bomba de calor, o la refrigera, mediante líquido, para evitar mermas en las prestaciones.

No se comporta como un eléctrico

Este Hyundai Kona, es un vehículo rápido, ágil, suave y silencioso. La entrega de toda su potencia desde parado hace que te olvides de que llevas un vehículo eléctrico, para recordarte que bajo el acelerador tienes 204 CV. Esta fuerza, nos va a permitir conducir de una forma más segura, garantizándonos casi al 100% un adelantamiento suave y preciso.

Esta sensación es máxima con el modo sport y se suaviza al seleccionar el eco o el confort. En general, es durito de suspensiones y transmite aplomo en las trazadas de giros y curvas en carretera.

Este aplomo se debe a la ubicación de sus baterías, situadas en el piso del coche. Esa ubicación hace que el coche se comporte como un deportivo, que vaya pegado al suelo en todo momento y creedme cuando os digo que en un puerto de montaña te lo puedes pasar muy bien.

Casi 500 kilómetros de autonomía

Esto es otra cosa, con esta autonomía ya tenemos una “tranquilidad” a la hora de circular con el por no quedarnos sin batería. En la semana que tuve el coche, en ningún momento me he preocupado por su autonomía (y eso que he hecho un viaje con él de 498 km sin hacer ninguna recarga).

Para conseguir esa autonomía hay que jugar muy bien con las levas de retención y con los modos de conducción, os explico. Hay 4 niveles de retención (del 0 al 3), el nivel 0 de retención deja el coche a modo de vela y el resto de niveles hasta el 3 (el que más frena) van reteniendo el coche con mayor intensidad, como sí del freno de motor de un coche de combustión se tratara.

Además, hay 4 modos de conducción, eco+, eco, confort y sport. Lo más destacable es que con la función Eco+ activada, el ahorro de energía llega hasta límites insospechados; incluso limita la velocidad a 90 km/h, para intentar asegurar nuestra llegada, cuando el nivel de autonomía empieza a ser inquietante.

Estas dos cosas combinadas, hacen que cada vez que levantemos el pie del acelerador, consigamos regenerar kilometraje, por ello en ciudad, en un puerto de montaña, dejando que alguien se cambie de carril… apenas se usan los frenos, con lo que cambiarlos, será cada vez más tarde. Lo que llevará a un menor coste de mantenimiento.

Viene muy bien equipado

En el nuevo Hyundai KONA EV no se ha escatimado en seguridad activa y pasiva. Las numerosas ayudas electrónicas a la conducción, como los sistemas de frenada de emergencia con detección de peatones FCA, el activo de cambio involuntario de carril LKA y el de reconocimiento de señales ISLW o los controles de ángulo muerto BCW, el de fatiga del conductor DAW o de aviso de tráfico trasero para salir del lugar de estacionamiento RCCW, entre muchos otros, están presentes.

Por supuesto, seis airbags, dos frontales, dos laterales y dos de cortina para la fila de asientos delantera y trasera, incluidos de serie, se unen a la dotación mencionada anteriormente.

Como sus hermanos de motor térmico, el Kona EV dispone de un amplio equipamiento, tanto de seguridad y confort como de conectividad. Para conectar el móvil, este eléctrico ofrece de serie el sistema de navegación y compatibilidad con Apple CarPlay y con Android Auto. El control de todas esas funciones se realiza desde la pantalla de infoentretenimiento.

Como parte de ese equipamiento se incluye una suscripción gratuita a los servicios LIVE de Hyundai, con información en tiempo real del tráfico y localización de radares. También los mapas de la navegación incluyen actualizaciones gratuitas de mapas.

Tampoco faltan el cargador por inducción para teléfonos inteligentes o un sistema de sonido, firmado por los especialistas de KRELL. Además, cuando pones el control de crucero adaptativo, el volante es capaz de mantenerte en el centro del carril y de girar por sí solo en curvas leves de autopista.

¿Y el precio?

La eterna pregunta… Antes de mencionar la cantidad a desembolsar, quiero añadir, a todo lo anterior, que Hyundai ofrece cinco años de garantía, sin límite de kilometraje, para el automóvil y ocho para la batería.

Los precios, sin tener en cuenta las promociones de la marca que llegan hasta los 3.400 euros ni las del estado, arrancan en los 38.500 euros del KONA EV 5P con batería de 39,2 kWh y acabado TECNO y llegan hasta los 44.950 euros del KONA EV 5P con batería de 64 kWh, terminación STYLE y pintura bicolor.

Las cosas como son, por precio, autonomía, comportamiento, me parece un digno rival del famoso Tesla Model 3. Eso sí, Hyundai no cuenta con una red de carga, como si tiene Tesla o incluso Nissan.

Hyundai instalará gratis el punto de recarga al comprar un EV

El día dos de agosto, Hyundai España, lanzó un comunicado de prensa, comunicando a sus clientes, una alianza con Fenie Energía . De esta manera, aquellos clientes que compren un modelo de Hyundai 100% eléctrico podrán disfrutar de la instalación del punto de recarga de manera totalmente gratuita, tanto en viviendas unifamiliares como en comunidades de vecinos.

Con esta campaña Hyundai se convierte en la única Marca que incluye la instalación de un punto de recarga en el domicilio del cliente con la compra de un coche eléctrico.

Se ha seleccionado el cargador de última generación Circutor modelo eNext de 7,4 kW de potencia gestionado mediante APP y comunicación Bluetooth, ya que permite configurar los horarios de recarga más convenientes para el cliente. Así mismo, cuenta con las protecciones más modernas contra sobretensiones y derivaciones, tanto en AC como en DC. 

La instalación incluye una distancia de hasta 40 metros de distancia y 3 pasos de muros o forjados, además de todos los trámites de legalización. El instalador realizará una visita posventa para resolver cualquier duda que le pueda surgir al cliente al cargar su Hyundai.

8
Diseño
7
Motor
8
Comportamiento
7
Interior
8
Equipamiento
8
Consumo

Destacable

  • Autonomía
  • Sistema multimedia
  • Diseño atractivo

Mejorable

  • Espacio de carga
CategoryHyundai, Pruebas
Tags
  1. 09/08/2019

    Simplemente me encanta

  2. 06/08/2019

    Muy interesante…

Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: